Cirugía extrema

Casos que desafían a la realidad​ y cirugías millonarias de por medio.

Cirugía extrema

Para algunos, los retoques estéticos son una forma de solucionar pequeños problemas o complejos. Para otros, la manera de parecer lo menos humano posible.

Publicidad

El imitador de Beckham

Jack Johnson, este joven británico de 19 años, se ha gastado unos 23.000 euros en cirugía estética para parecerse a su ídolo: David Beckham. El caso, además de haber despertado suspicacias por el supuesto poco parecido entre el futbolista y él, ha saltado a la opinión pública del Reino Unido por el origen del dinero para la operación: formaba parte de la indemnización por desempleo de Johson (quién, por cierto, está a la derecha en la imagen. Por si había dudas).

El Ken humano

Justin Jedlica se ha sometido a unas 140 cirugías estéticas para parecerse al muñeco Ken, fiel compañero de Barbie. Entre ellas, cinco rinoplastias, implantes en hombros y abdominales, rellenos de mejillas... En una de las últimas, estuvo cerca de quedarse ciego. "Como artista dibujo y esculpo mi cuerpo. Eso es mi creatividad", ha declarado Jedlica sobre su pequeña 'obsesión'.

Publicidad

Así ha sido la espectacular transformación de Jedlica. En total, el dinero que ha gastado en cirugía asciende hasta los 150.000 euros.

El OTRO Ken Humano

Justin Jedlica comparte el trono con otro muñeco real: el brasileño Rodrigo Alves, de 32 años. Alves se ha sometido a 42 operaciones que incluyen implantes de pelo, 'liftings', liposucciones en la barbilla y el cuello, rellenos en biceps y hombros...

Publicidad

Así era y así es hoy Rodrigo Alves. 42 cirugías y 300.000 euros separan las imágenes del antes y el después.

La Barbie humana

No podía haber Ken sin su Barbie: Valeria Luckyanova ha saltado a la fama por ser una réplica de la famosa muñeca en la vida real. Ella asegura que su imagen no se debe a la cirugía (sólo admite haberse realizado un aumento de pechos) sino al maquillaje y a una dieta y entrenamiento extremos. Este hecho no gusta mucho a sus compañeros masculinos: Según Rodrigo Alves, "Luckyanova ha admitido que usa Photoshop en sus imágenes, y esto da un pésimo ejemplo a sus seguidores al proyectar ua imagen completamente inalcanzable". Paradojas de la vida.

Publicidad

La OTRA Barbie humana

Valeria Luckyanova no es la única. Victoria Wild también ha transformado su cuerpo para parecer una muñeca, solo que de otro tipo: su meta era convertirse en una muñeca hinchable. Para ello ha invertido unos 35.000 euros destinados a una rinoplastia, tres aumentos de pecho, tratamientos con botox e implantes permanentes en los labios.

El fan de Kim Kardashian

Jordan James Parke lleva gastados unos 120.000 euros en parecerse a su ídolo, que no es otra que la omnipresente Kim Kardashian. Para ello se ha sometido a implantes de labios, tatuajes en las cejas, rellenos de mejillas, botox… Este maquillador inglés, que asegura que Kim "es la mujer más hermosa del mundo" ya ha tenido problemas con algunos de sus retoques: en 2015 apareció en el programa de televisión 'Botched', especializado en arreglar desaguisados cosméticos, porque sus implantes de labios habían comenzado a deformarse.

Publicidad

La caricatura humana

La inspiración de Krystina Butel es aún más surrealista: esta inglesa quería parecerse a una caricatura que le hicieron en unas vacaciones en Ibiza. En total, ha invertido más de 150.000 euros en aumentos de pecho, tatuajes de cejas y labios, botox y lo más excéntrico de todo: operar sus pezones para darles forma de corazón. Sin palabras.

Jessica Rabbit

"Mi cuerpo es mi lienzo y mi vida es la galería en la que muestro mi arte": con estas declaraciones, la sueca Pixee Fox justifica las 19 cirugías a las que se ha sometido para parecerse lo más posible a un personaje de cómic. Esta mujer, de profesión electricista y modelo, ha documentado su transformación a través de una página web en la que ha detallado todos los procedimientos por los que ha pasado, desde un 'lifting' de cejas a implantes para cambiarse el color de ojos, pasando por rellenos labiales y la extracción de 6 costillas. "Mi inspiración viene de los personajes de dibujos animados", cuenta Fox. "Trato de conseguir las proporciones exageradas de personajes como Jessica Rabbit".