El rubio del otoño se llama 'Cream soda'

Víctor Latorre, 'Hair Stylist' de Art Lab, nos explica en qué consiste, cómo debemos pedirlo en la peluquería (y que nos entiendan) y a quién le favorece. Toma nota.

Lo más popular

Es el tono de moda entre las rubias que quieren hacer más cálida su melena. Perfecto para subir la temperatura cuando llegue el frío a través de tu look. Pero también de las bases más oscuras que quieren hacer más dulce su look a través del sabor de la vainilla. Pero, ¿en qué consiste?

"Es un rubio natural, con tonos neutros, beige… Ligeramente más oscuro en la raíz y más claro en medios y puntas debido a las constantes repeticiones del proceso en el salón", apunta Latorre.

Publicidad

Intenta colarse entre los platinos de Karlie Kloss y Emilia Clarke pero no les quita el reinado. De hecho, para Victor Latorre este tono vainilla en ningún caso significa el fin del rubio polar, que sigue en la cresta de la ola.

Sin embargo, es otra de las tendencias que son aptas para otro tipo de personalidad. "Permite combinarlo con muchos estilos diferentes de vestir. Una melena decolorada suele verse mejor en personas con un estilo de vestir más rompedor y moderno". El 'cream soda' abre la puerta a una personalidad más relajada, más 'effortless', menos drástica.

Lo más popular

Julia Stegner luce el rubio 'cream soda'.

El cabello que mejor lo acepta

Para Latorre, el pelo que se adapta a esta tendencia con más facilidad es el rubio oscuro, los castaños medios y los castaños claros. ¿La razón? El salto de color es menor y hay menos contraste entre la raíz y el color de la mecha.

En bases más claras, el efecto que queda es más frío. Y en bases naturales más oscuras, el resultado es más cálido y con cierta tendencia a tonos anaranjados.

Gigi Hadid también lo lleva.

¿Cómo mantenerlo?

Victor Latorre asegura que el mantenimiento del 'cream soda' es mínimo. "Basta con repetirlo dos o tres veces al año, máximo", señala.

En el caso de bases naturales castañas y rubias, eso sí. Si tu caso es un tono natural más oscuro, es conveniente hacerlo cada dos meses para que el contraste y la raíz natural no se noten demasiado.

Pedirlo en la peluquería para que te hagan lo que quieres realmente, es otro de los temas que más nos inquietan porque… seamos francos: no siempre se acierta.

Por suerte, Latorre nos dice que no es difícil dar en el blanco ya que no se trata de una técnica nueva, sino de un estilo de mecha que se reinventa y cambia de nombre. Reflejos, 'baby light', transparencias… eso sí, en ese tono rubio crema con sabor a otoño que tanto apetece.

More from Elle: