Lo que Mecano nos enseñó

El grupo más importante del pop español también era un pozo de sabiduría.

Dalí, la exploración espacial, las consecuencias de un mal garrafón, la idioisincrasia neoyorquina... ¡Es increíble todo lo que sabían los hermanos Cano y a lo que ponía voz Ana Torroja! El grupo más importante del pop español era un auténtico pozo de sabiduría y, si no lo crees así, echa un vistazo a este repaso de sus canciones más intensas educativas.

Publicidad

'Eungenio' Salvador Dalí

Este tema rinde homenaje, es evidente, al pintor surrealista Salvador Dalí, que 'e-ungenio'. En fin. La idea de la canción es que el artista, ya en su vejez avanzada, ve llegar sus últimos días y  Mecano le ruega que no se vaya y que, si lo hace, se reencarne en "lápiz o en pincel" y si lo hace en ser humano, que se reencarne en él mismo porque "vamos justos de genios". Mención especial a la creatividad a los versos "Bigote rocococo/de donde acaba el genio/a donde empieza el loco". Ejem.

Publicidad

Dalai Lama

Nacho Cano aprovechó un viaje a la India para ilustrarse en la vida del líder espiritual tibetano y contarnos su vida de la manera más poética posible: "El rey de las montañas tuvo que escapar/ vestido de mendigo/y con el alma envuelta en el ombligo". Mecano dio a conocer al gran público las andanzas del Dalai Lama (eso sí, olvidándose de algún que otro detallito de la historia) y logró que el personaje se convirtiera en coro de estadio: "Ay dalai lama dalai lama dalai" y hasta en título de LP ('Aidalai').

Publicidad

Aire

¡Bienvenidos a clase de química! "Oxígeno, nitrógeno y argón/ sin forma definida ni color": suena un poco a libro de Ciencias Naturales de Santillana, pero hay quien habla de que esta canción habla en realidad del suicidio, de la frustración sexual, de una mala relación con las drogas y hasta de una especie de viaje astral. La que es una de las mejores canciones del grupo nos deja un estribillo inolvidable y el primer éxito (hubo que esperar a 1985) escrito por José María Cano.

Publicidad

Barco a Venus

A ver, así, a priori, con el título, no es evidente la lección que nos quiere dar Mecano en esta canción, pero a la primera escucha lo deducimos: "Déjalo ya/sabes que nunca has ido a Venus en un barco/quieres flotar/pero lo único que haces es hundirte". Las drogas son malas, los viajes psicodélicos aún más porque no te llevan a ninguna parte... Lo más curioso de todo es que los que lo escuchamos en la época y lo bailamos no nos parábamos demasiado a oír la letra; lo sentimos, Mecano.

Publicidad

Hoy no me puedo levantar

El trío madrileño obtuvo su primer éxito con una auténtica oda a algo que se estilaba mucho en aquella época (1981): las noches de garrafón y movida ("toda la noche sin dormir/bebiendo, fumando y sin parar de reír"). Mecano nos enseñó que entregarnos a las burbujitas del champán durante el finde traía sus consecuencias; una resaca terrible que te impedía ir al trabajo y que te hacía sentir, literalmente, hecho una piltrafa. Irrepetible.

Publicidad

Stereosexual

También Mecano se lanzó a enseñarnos a 'normalizar' las relaciones sexuales entre hombres; eso sí, con un buen puñado de estereotipos impensables hoy en día ("la culpa es del alcohol/debí mezclar ayer hasta volverme maricón" o "pero por el squash/es mejor no volver/no sea que un día en las duchas no me pueda contener"). Luego no es para tanto, porque resulta que el 'maromo' se despierta y "es una tía con el pelo a lo Grace Jones".

Publicidad

Japón

La lección de geografía nos lleva ahora hasta Japón, con esta canción de 1984 compuesta por Nacho Cano tras un viaje del grupo al país del sol naciente del que se trajo sonidos reales grabados y un buen puñado de topicazos: "No son rubios, no son altos / son tipo reloj / en un metro hay dos" o " Unos dicen que son fieles al emperador / otros dicen que son fieles al ordenador" son solo un par de ejemplos. Completan la panorámica nipona con voces hablando en el idioma original, kimonos en el videoclip y unos niños cantando una nana (se puede escuchar al final). Suena bizarro, pero musicalmente es uno de sus grandes logros.

Publicidad

Me cuesta tanto olvidarte

Esta preciosa canción esconde alguno de los momentos más líricos del grupo, en este caso escritos por José María Cano. "Ese algo que soy yo mismo / es un cuadro de bifrontismo que / solo da una faz / la cara vista es un anuncio de Signal/ la cara oculta es la resulta /  de mi idea genial de echarte / me cuesta tanto olvidarte" son unos versos que ya han pasado a la historia del pop español. Con este tema aprendimos que el desamor puede sacar lo mejor de nuestra literatura.

Publicidad

Un año más

Con esta canción, Mecano consiguió el efecto contrario al que vamos contando en este artículo: no nos enseñaron sobre una realidad, sino que directamente la crearon. Hemos oído esta canción tantos 31 de diciembre que ya nos imaginamos cada Nochevieja en la Puerta de Sol exactamente como indican sus versos. Mención especial a la clase sobre cómo tomar bien las uvas (1, 2, 3 y 4 y empieza otra vez / que la quinta es la una / y la sexta es la dos / y así el siete es tres) y, cómo no, a ese sutil juego de palabras que es "Y decimos adiós / y pedimos a Dios". 

Publicidad

Héroes de la Antártida

Volvemos a la clase de historia, gracias a esta composición de José María Cano que se incluyó en el disco 'Descanso dominical' (1988). En esta ocasión, rinden homenaje al británico Robert Falcon Scott, explorador que fracasó en su intento de llegar el primero al Polo Sur (fue adelantado por Amundsen). La canción nos permite oír además la voz de los tres integrantes del grupo: Ana en la voz solista, Nacho en los coros y el propio José María en el tramo en el que se narra el (evidentemente trágico) final de la historia.

More from Elle: