Las 'no madres'

El libro de la periodista María Fernández-Miranda habla de no tener hijos y de todas las maneras en las que mujeres llegan hasta ese lugar del que poco se ha hablado: la no maternidad elegida o impuesta por la propia naturaleza o la medicina. A su lado Maribel Verdú, Mamen Mendizábal, Paula Vázquez entre otras desgranan sus motivos y sus circunstancias.


Lo más popular


Publicidad

"En algún momento de 2011, el año en el que me casé, mi madre me dijo: "Voy a rezarle a San Antonio para que tengas un bebé". Le respondí riendo: "Anda, mamá, ¡mejor pídele que publique un libro, que me haría más ilusión!".

Este es el comienzo de "No madres" (Plaza y Janés) un libro que recoge el camino íntimo, intenso, duro y poco conocido que discurre entre esa frase y las 7 fecundaciones in vitro por las que pasó la periodista María Fernández-Miranda, subdirectora de Cosmopolitan, y autora de este libro que habla de no tener hijos y de todas las maneras en las que mujeres llegan hasta ese lugar del que poco se ha hablado: la no maternidad elegida o impuesta por la propia naturaleza o la medicina, que no puede tanto como se cree si se quieren mantener los óvulos propios.

Lo más popular

"Si la maternidad no era el gran objetivo de mi vida ni siquiera a aquellas alturas (36 años), ¿por qué después me sometí voluntariamente a la tortura de pasar por siete fecundaciones in vitro?", se pregunta María Fernández-Miranda en su libro. Para encontrar su propia explicación y consuelo buscó a mujeres que le contaran los motivos por los que no habían tenido hijos y que la vida era posible sin ellos, necesitaba que alguien le dijera que se puede ser mujer sin ser madre, y sobre todo, que se puede ser feliz y completa. Sí, algo que no es tan obvio cuando estás acostumbrada a oír frases como: "No sabes qué es querer hasta que no eres madre"; "Tu vida se llena de sentido al tener hijos"; e incluso algunas cosas más triviales como "No sabes lo que es no tener tiempo libre hasta que eres madre" como si todo en la vida tuviera que pasar por ese baremo.

Con esa bola dentro, Fernández-Miranda comenzó las entrevistas, fue descubriendo el punto de vista de estas mujeres y buscó a otras que habían vivido sin hijos como Coco Chanel o Oriana Fallaci. Estas son algunas de las cosas que aprendió y que le sirvieron como proceso de sanación y de impulso para dejar atrás los años de las pruebas de embarazo negativas, de los 'baby showers' de sus amigas y de sentarse es un camilla a esperar un milagro. Gracias a este libro, María no necesita ya un milagro.

Publicidad

Carmen Ruiz

Siempre lo ha tenido claro "En ocasiones he llegado a pensar: ¿será verdad que soy rara? ¿O será verdad que soy una egoísta, como se suele decir de las que no tienen hijos?", y a pesar de esa claridad también asegura que soporta todo tipo de comentarios. "Me molesta la condescendencia, cuando te comentan con falsa amabilidad eso de ¡si no pasa nada por no tener hijos, mujer! Pues claro que no pasa nada, ¡cómo va a pasar, si esto es precisamente lo que yo he querido!", explica .

Inka Martí

"En la vida todo tiene sus pros y sus contras. Ya conocemos los pros de ser madre, porque la gente no se cansa de repetirlos, pero lo que no se menciona nunca son las maravillas de no serlo, como por ejemplo la absoluta libertad de la que disfrutas como individuo. Puedes buscar tu trascendencia en otro tipo de trabajos, de labores, de funciones para la comunidad", asegura ahora desde la distancia de su elección a no tener hijos. "No ser madre no comporta una vida menos plena, simplemente es una vida distinta. Renunciar a tener hijos no es ninguna rareza".

Soledad Lorenzo

Soledad no lo eligió: "Me casé en 1960, con 22 años. A los tres meses de la boda, la gente ya empezó a preguntarme: Y los niños, ¿para cuándo?" pero no llegaron y aunque su vida dio mil vueltas ahora con 80 años cree que su vida ha sido mejor por no tener hijos y no siente nada de miedo a esa supuesta soledad de los que no tienen descendencia. "Yo tengo cuatro sobrinos a los que quiero muchísimo, pero no espero que vengan a cuidarme cuando no pueda valerme por mí misma, igual que no deberían esperarlo los padres de sus hijos o sus nietos. Tú tienes que ser feliz con tu vida. No con la de los demás: con la tuya". ¿Y la continuidad? ¿Qué queda detrás de una mujer que no ha tenido hijos? "Mi continuidad estará en la memoria de la gente que me ha conocido. ¡Exactamente igual que el resto de las personas, sean o no padres!".

Publicidad

Maribel Verdú

"Jamás. Ni medio minuto. Nunca he sentido eso que llaman instinto maternal. Me recuerdo pensando así desde que tengo uso de razón". A pesar de esa seguridad, a Maribel le siguen preguntando por qué no los ha tenido. "Y eso que estoy a punto de cumplir los 46 años… ¿seguiremos igual después de los 50?", bromea.

Lo más popular

Sandra Ibarra

En su momento no lo supo pero los tratamientos para la leucemia le iban a impedir ser madre porque nadie le dijo que podía haber congelado sus óvulos hace 20 años. "He aprendido a encajar mis circunstancias y ser feliz sin hijos. Aquella niña que llegó con17 años de Medina del Campo a Madrid como si fuera Paco Martínez Soria hoy ha cumplido muchos sueños".

Almudena Fernández

La modelo es una de las que no cierra la puerta a tener hijos todavía: "Sé que mi manera de pensar va en contra de todas las leyes, las sociales y las médicas, pero siempre he tenido muy claro que, si decidiera reproducirme, sería después de los 40, que es la edad a la que creo que empiezas a ser una persona realmente sólida". Y ¿qué pasaría si llegado el momento no lo consiguiera?, le pregunta en el libro María Fernández-Miranda: "Pues no pasaría nada. Si cuando me ponga a ello no puedo, eso significará que no tenía que ser. Y que a los 30 tampoco habría podido ser madre. Si no soy capaz después de los 40, que es cuando voy a estar en mi máximo desarrollo, ¿cómo iba a quedarme embarazada 10 años antes?

Paula Vázquez

Su situación fue algo diferente, la presentadora de televisión optó por congelar sus óvulos después de descubrir que podía tener problemas de fertilidad. En el momento en el que supo que contaba con esa prórroga, el reloj biológico dejó de acosarla y pudo respirar tranquila. "Me relajé un montón: ya no tenía que buscar al padre ideal. El tiempo fue pasando y ahora que tengo 42 años me doy cuenta de que estoy muy bien así. He aprendido que ser madre no es obligatorio, porque mi vida va a estar igualmente completa", explica.

Mamen Mendizábal

Aunque no ha sido una decisión consciente, Mamen no ha tenido hijos de momento y no lo siente como una pérdida aunque no siente que la gente lo perciba igual: "Vivo una época de plenitud y, sin embargo, lo que más he oído durante este año en el que me he convertido en cuarentañera es todavía estás a tiempo de tener un hijo. Como si a pesar de todo lo que he conseguido aún estuviera a medio hacer".

Alaska, cantante

"Al casarme con Mario (vaquerizo) pensé: qué buen padre sería este tío. Pero entre los dos acabamos haciendo una lista con las razones por las cuales no deberíamos tener hijos: él es 11 años más joven, nos gusta mucho nuestra vida, queremos viajar." Y así ha sido. Esta es su explicación a por qué no ha tenido hijos, una decisión meditada de la que asegura no arrepentirse.

Rosa Montero

"No es que dijera: no voy a tener hijos. Es que no estaba en mi proyecto. Me fui haciendo mayor y eso seguía sin estar para nada en mi proyecto", resume. Sin embargo a los 37 con una nueva pareja se lo plantearon: "Entonces lo hablamos, ya sabes, a esa edad empezaba a ser la última oportunidad, de manera que le pregunté: ¿probamos?" Probaron y no ocurrió nada. "Así que me dije: pues ya está. Probado". La escritora no lo vivió como un trauma. "No me arrepiento de no haber tenido hijos, porque esa parte que hay en mí que no ha terminado de madurar es la que escribe. Sí, el que escribe es el niño que llevamos dentro".

No madres (16.90 €) de María Fernández-Miranda sale a la venta el 6 de abril de 2017.

More from Elle: