Columnas que embellecen y añaden carácter

Hoy son, además, un buen soporte para la elegancia.

Columnas decorativas

Su carácter arquitectónico da fuerza a los interiores de todos los tiempos.

Publicidad

Columnas por parejas

A veces olvidan su función de soporte y se limitan a ser bellos objetos decorativos, es el caso de esta pareja de columnas de madera del siglo XVIII con capitel compuesto y restos de la policromía original, adquiridas en Goya Subastas. Unos guardianes sofisticados que flanquean una cómoda del s. XVII y la obra "Recopilaciones", de Carmen Calvo.

Publicidad

La eterna belleza

El pasado se cruza con la actualidad en este salón donde una columna de orden dórico con fuste acanalado en dos secciones diferenciadas convive con piezas de diseño y obras de arte: sofá Elise, de Jasper Morrison para Cappellini; mesa Elliptical Table ETR, de los Eames para Vitra; butaca Slow Chair, de los Bouroullec para Vitra; y obra de He Sen.

Estilismo: Rosaria Zucconi.

Publicidad

La revolución industrial

El siglo XIX llegó con un cambio de materiales constructivos y elementos industriales que la alta decoración toma prestados, como las columnas de fundición, que en ocasiones se visten de blanco. Las sillas de Philippe Starck, prototipos diseñados para el Royalton Hotel de Nueva York, y las grandes puertas acristaladas de perfiles de acero culminan el efecto.

Estilismo: Cynthia Frank.

Publicidad

Insustituibles

Estrella, a la fuerza, esta columna de mármol con fuste liso de inspiración toscana, se apoya en un murete y sujeta un arco ojival formando así un elemento básico, discreto, elegante y, a la vez, separador. El contrapunto a su sobriedad lo ponen el hexágono multicolor del artista franco-húngaro Vasarely y el jarrón rojo de cristal de Murano de los años 50.

More from Elle: