Vivir en un piso-palacio en Venecia

En el interior de un edificio palaciego del XIX, el estudio Marcante Testa ha sabido condensar la esencia de "La Serenissima", interpretándola en clave contemporánea.

Un piso-palacio en Venecia

Todos tenemos una imagen de Venecia. Es la ciudad de los canales y los puentes, de los grandes palacios e iglesias profusas en decoraciones, con una gran historia arquitectónica que, pese a convertirse en la capital de las vanguardias durante sus Bienales, parece haberse quedado cristalizada durante los últimos siglos. En este escenario de inmovilismo, al estudio de arquitectura y diseño Marcante-Testa (www.marcante-testa.it), compuesto por Andrea Marcante y Adelaide Testa, le fue encargada la reforma de los 450 metros cuadrados de un edificio palaciego, levantado en el siglo XIX en la orilla de un canal del céntrico sestiere de San Marco. "En esta ciudad, más que en ninguna otra parte del mundo, un proyecto de arquitectura interior debe tener en cuenta la historia, incluso la más reciente, y el contexto", afirman. Con esta premisa, comenzaron a inventar los espacios de este palazzo sorprendentemente desnudo de adornos.

Ya el recibidor y la escalera, lugares pensados para el uso común, son una declaración de intenciones de lo que encontraremos recorriendo el resto. Aquí, los interioristas han ideado una boiserie geométrica, inspirándose en las formas y colores de las fachadas vecinas, pero interpretadas desde una perspectiva contemporánea. Este paralelismo visual, junto a la desordenada situación de las ventanas, permite crear una relación y confusión entre el interior y el exterior. Al entrar en uno de los pisos, que también han transformado, comprobamos que continúa su particular homenaje a Venecia. Inspirándose en los cerramientos que el arquitecto local Carlo Scarpa realizó en sus restauraciones de Ca' Foscari a principios del siglo XX, han creado varias mamparas de metal, vidrio y madera cubierta por estuco que dividen los espacios, a la vez que dejan pasar la luz y el paisaje que se cuela desde las ventanas. Esta estructura, que se adapta al patrón del suelo original de madera, adquiere la forma de armarios y puertas al llegar al estudio, originando un nuevo vestidor que antecede a la zona más privada de la vivienda.

En la decoración, son muchos los guiños hechos al paisaje veneciano, como las lámparas de cristal de Murano, que evocan la visión de la ciudad sobre los canales al atardecer, los papeles pintados en degradado y las piezas de superficies brillantes e iridiscentes que juegan con los reflejos del entorno o los marcos de las ventanas y cortinas de metal dorado que ensalzan las vistas. Las piezas de mobiliario firmadas por los arquitectos y por ilustres diseñadores del s. XX como Gio Ponti, Le Corbusier, Jasper Morrison, Patricia Urquiola, Konstantin Grcic o el propio Scarpa terminan de conformar esta nueva visión de Venecia. Contemporánea y lejos de tópicos. •

Publicidad

El nuevo palaciego

El descansillo comunitario, con sillas 618, de Carlo Scarpa para Meritalia; taburetes Cork, de Jasper Morrison para Vitra; alfombra, de Ruckstuhl, y cenicero, de Enzo Mari para Danese Milano. La estructura de hierro, de  Marcante -Testa, está inspirada en la arquitectura exterior.

Publicidad

Venecia en la ventana

En el salón, sobre alfombra Lake, de Raw Edges para Golran, butacas Diagramme, de Ignazio Gardelle para Santa & Cole; sofá del propietario y mesitas Shimmer, de Patricia Urquiola para Glas Italia. En la esquina, obra de Pompeo Pianezzola, en Arts & Crafts Gallery y, en una estructura diseñada  por los arquitectos, lámparas  Flow (T), de Nao Tamura para Wonderglass.

Publicidad

Andrea Marcante y Adelaide Testa

Atraer los opuestos. En sus proyectos, este dúo de arquitectos y diseñadores siempre investiga y juega con los materiales, las formas y la luz. Definen su estilo como "serio y divertido, democrático y refinado, práctico y elegante, masculino y femenino. Si algunos interiores nos atraen es porque en ellos podemos transformar nuestras propias contradicciones en algo bello".

Publicidad

Diseño redondo

En el comedor, bajo las lámparas de Nao Tamura, mesa LC15 de Le Corbusier, con jarrón, de Fulvio Bianconi, y sillas Rival, de Konstantin Grcic para Artek. Fotografía Le lait miraculeux de la Vièrge, Mars 1997, Ville Evrard, de Bettina Rheims y, al fondo, el estudio con mesa, de Enzo Mari para Driade, y lámpara, de Sottsass para Vistosi.

Publicidad

Uno para todos

Visto desde la zona de estudio, el divisor crea un pasillo-vestidor que da acceso a la parte más íntima de la vivienda, donde están los dormitorios y baños. Su estructura se adapta al patrón del suelo de madera original y adquiere la forma de armarios, puertas y ventanas.

Publicidad

Ley de transparencia

Marcante-Testa ha diseñado unos separadores de metal y cristal que delimitan los espacios, permitiendo el paso de la luz natural hasta la entrada. En la imagen, al fondo, escultura de velero, de Umberto Bellotto de los años 20, en Arts & Crafts Gallery, y cortinas de metal, de Black Edition.

Publicidad

La primera impresión

En la entrada, sobre el aparador de Finn Juhl, en Spotti Milano, cerámica de los años 50, en Arts & Crafts Gallery. La lámpara de techo es el modelo L75, de Commute Design. Al fondo, la estructura diseñada por los arquitectos que separa el estudio del acceso a los dormitorios.

Publicidad

Todo lo que reluce

La cocina fue diseñada por Marcante-Testa. Los armarios son de madera de eucalipto y algunos se revistieron con latón. La encimera es de la serie Polaris, de Abet Laminati; grifería, de Bellosta; lámpara de techo, de Atelier Areti, y papel pintado Vanessa, de Mini Moderns.

Publicidad

Retiro italiano

En el dormitorio, cama de De La Espada con colcha de Rubelli. Sobre la mesilla de Evie, lámpara Sinus, de Sottsass, como la escultura. Lámpara de techo, de Roll & Hill, y de pared, de Fontana Arte. Destellos dorados.

Publicidad

En el baño

Aplique de Atelier Areti; espejo, de Gio Ponti para Gubi; armario, de Marcante-Testa, con lavabo, de Bette; grifería, de Bellosta; jarrones ,de Alessio Tasca, y revestimiento Pico, de Mutina.

More from Elle: