Un apartamento en París rebosante de 'charme'

Un enigmático y sofisticado apartamento vestido en dorado, blanco y azul con recuerdos del antiguo París, y piezas retro o contemporáneas creadas por el diseñador Pietro Russo.

departamento parisino

Place Dauphine, en el I Distrito de París, construida a principios del s. XVII, en el lado más occidental de la Île de la Cité. En esta plaza de bohemio sentimiento, encontramos el apartamento de Mélanie y Frédéric. Sus bulliciosas calles, cercanas al Pont Neuf y la Place des Vosges, albergan bonitos restaurantes, cafés y galerías de arte. El lugar podría aparecer en cualquiera de las pinturas costumbristas del barrio de Montmartre, su forma triangular inspiró al italiano Pietro Russo para crear la escenografía de este hogar parisino. El diseñador escogió y creó piezas peculiares que aludían al pasado y aproximaban periodos históricos distantes entre sí. Su amor por el arte italiano, los productos artesanos y lo hecho a medida, vincula su trabajo con la valía de crear algo único. El aire retro y futurista de las obras de Russo, encaja en esta casa clásica que comparte lenguaje con el diseñador. "Los objetos que encuentro son como máquinas del tiempo, se refieren a un lugar, persona o ambiente.

"Quebrantar su función y descontextualizarlos ha sido siempre una de mis pasiones", dice Russo. El tocador Selene, la consola Pagoda o el aplique Sat, todos, en un ambiente doméstico, acogen formas cautivadoras que exhiben la elegancia de los brillos y el poder de la sencillez. La figura del triángulo está presente en cada mueble o recoveco, dado su simbolismo y vínculo con la idea de perfección, balance y estructura, Russo quiso incluirla en su creación de una atmósfera escénica con sabor retro. Se trató de crear una armonía entre el pasado y sus históricos elementos, con el estilo más simplificado de Russo.

El diseñador jugó con la luz de la ciudad para crear espacios claros, con tejidos aterciopelados y vivos, que acompañaran el sosiego de las mañanas francesas. En cambio, en espacios como el baño o la cocina, optó por una oscuridad íntima y complaciente. "Las habitaciones más pequeñas son siempre las más acogedoras", dice Russo. El interiorista no abandonó la idea de crear un espacio donde la vida cotidiana pudiera disfrutarse imperturbable. Para ello, organizó el salón como una cálida estancia donde el fuego de la chimenea pudiera crepitar acorde a las delicadas notas del gran piano. Pura sofisticación.

Publicidad

Enigmático y sofisticado

Un enigmático y sofisticado apartamento vestido en dorado, blanco y azul con recuerdos del antiguo París. 

Publicidad

Punto de encuentro

Los asientos se orientan en torno a la chimenea, decorada por Pietro Russo, con un frente  plisado que se extiende de suelo a techo. También la estantería Ginko, que exhibe plantas desde el rincón, es obra suya.

Publicidad

Sutiles apliques

El terciopelo azul de los dos sillones Stardust y el estampado a rayas del sofá, diseñados por Nika Zupanc para Sé, se distinguen en este salón de tonos suaves y gran luminosidad.  Ambas mesitas son un diseño de Gamfratesi para Gubi. Sobre ellas, dos clásicas lámparas Atollo, en blanco y oro, del gran Vico Magistretti para Oluce. Los sutiles apliques que luce la pared son un diseño del propio Pietro Russo, al igual que la alfombra de forma circular.

Publicidad

Un punto de confusión

En el tríptico "Z-31", de Alexei Vassiliev, las personas se mueven como llamas inquietas en un espacio caótico y oscuro donde las figuras se desdibujan y los colores se pierden. La consola, de elegante estructura, es el modelo Pagoda, diseñado por Pietro Russo. La pieza está inspirada en las líneas puras y delicadas del arte oriental. En la pared, un aplique, por Pietro Russo.

Publicidad

Con París al frente

Este comedor, donde habita la claridad, es un espacio sosegado que invita a permanecer tras los almuerzos. La mesa Dauphine, el expositor Voliera (en la esquina) y la lámpara de techo Drone, son obra del interiorista italiano Pietro Russo. Las sillas son un diseño de Francesco Faccin para Miniforms.

Publicidad

Detalles de lujo

"Las habitaciones pequeñas son siempre las más acogedoras"

Publicidad

Refinado armario

Copas de cristal, vasos y decantadores se exhiben en este refinado armario, diseñado particularmente para este proyecto, por Pietro Russo.

Publicidad

La cocina

La cocina, de nuevo por Pietro Russo, se debate entre el blanco y el negro, luminosidad y sofisticación se enfrentan en un espacio distinguido dominado por el diseño triangular que toma la cercana Place Dauphine como máxima inspiración.

Publicidad

Sombra aquí y sombra allá

El tocador, a la izquierda, es un diseño de Pietro Russo para Gallotti&Radice. A su espalda, el armario, otro diseño original del italiano. La lámpara de pie es de la diseñadora Bec Brittain.

Publicidad

Para soñar despierto

Estilizado cabecero a medida, a juego con los muebles a los lados, todo creado por Pietro Russo. La pareja de lámparas en blanco ynegro son el modelo Snoopy, de Achille & Pier Giacomo Castiglioni para Flos. Sobre el tocador, también de Russo, aplique Sat, un versátil y conocido diseño del decorador, presente en otras estancias. La silla Pelleossa es de Francesco Faccin para Miniforms.

More from Elle: