The Silo Hotel

El estudio de Thomas Heatherwick ha transformado un edificio de hormigón en desuso en el nuevo rey del skyline de Ciudad del Cabo. En este espacio de lujo conviven un alojamiento singular y un museo.

the silo hotel

Cuando en agosto de 1924 se ponía en marcha el gran silo de Ciudad del Cabo, un complejo que durante más de 80 años fue el corazón de la agricultura e industria de Sudáfrica, sus trabajadores no podían ni imaginar que, 93 años después, se transformaría en el place to be del continente. Thomas Heatherwick y su estudio, con sede en Londres, han sido los encargados de transformar este espectacular depósito de trigo, hecho de 116 tubos verticales de hormigón, ubicado en el exclusivo complejo The V&A Waterfront, en un edificio que reina en el skyline de la capital.

Conservar el encanto original
En este inmueble conviven dos de los mejores ejemplos de diseño de África: The Silo Hotel, la última incorporación a The Royal Portfolio, la compañía de establecimientos de lujo que Phil y Liz Biden poseen en el país, y el Zeitz Museum Contemporary Art África, el museo de arte contemporáneo africano más grande del mundo. "El desafío técnico fue encontrar la forma de crear espacios y galerías en los diez pisos de nido de abeja tubular, sin destruir por completo la autenticidad del edificio original", explica Heatherwick. "El resultado ha sido un proceso de diseño y construcción centrado tanto en la invención de nuevas formas de topografía y apoyo estructural como en las técnicas habituales de contrucción", añade el diseñador.

The Silo Hotel, una auténtica oda al arte, diseño y arquitectura, ocupa once niveles de la construcción inicial. Liz Biden se ha encargado, personalmente, de diseñar cada una de las 28 habitaciones del establecimiento, así como todos sus rincones y estancias. "Decorar cada una de nuestras propiedades es un nuevo reto. Pero éste era muy diferente porque el espacio estaba limitado por los dos huecos de los ascensores centrales que recorren el edificio y por la geometría cúbica de cada planta", asegura. "Mi objetivo ha sido siempre conseguir la mezcla perfecta entre lujo y comodidad para nuestros clientes. Por ello, he buscado el equilibrio entre el estilo industrial y austero de la arquitectura con toques del glamour clásico y confortabilidad moderna", declara.

"A la hora de diseñar un espacio, mi inspiración viene de los viajes que hago alrededor del mundo. No hay nada más inspirador que visitar un nuevo hotel o un edificio histórico", cuenta Liz. Todas las piezas del mobiliario han sido hechas a mano por Moorgas&Sons, fábrica de Ciudad del Cabo, y de sus techos cuelgan más de 80 lámparas de cristal realizadas en Egi pto. Cada habitación adopta su propio esquema de colores basándose en una pieza particular que puede ser un cuadro, una alfombra o un mueble. Por ejemplo, el cabecero print animal, de Ardmore Ceramics, es sobre el que gira todo el interiorismo de la habitación 603.

El hotel posee su propia colección de arte contemporáneo africano, cuyas obras están repartidas entre The Vault, su galería privada y el resto del establecimiento. En las paredes del lobby, reinan las pinturas Must be the Rain y So Exotic, de Jody Paulsen, y Blue Velvet y Hooded Lady I, II y III, de Frances Goodman. •

Publicidad

Cambios visibles

En el exterior del inmueble, la transformación más significativa ha sido añadir a la estructura original, paneles de cristal sobresaliendo en la geometría de las plantas del establecimiento.

Publicidad

Al aire libre

Las esculturas de Kyle Morland que se pueden ver en el jardín de la azotea. Los paneles de vidrio laminado del suelo son del artista de Togo, El Loko.

Publicidad

Artistas nuevos

Arriba, la escultura Proposed Model for Tseko Simon Nkoli Memorial, del sudafricano Athi-Patra Ruga, con espuma de alta densidad, flores artificiales, joyas y bombillas. A la dcha., la composición In the midst of chaos, there is opportunity, de Mary Sibande.

Publicidad

Latidos

El BMW Atrium es el corazón del museo. Gracias a sus espectaculares dimensiones, acogerá intervenciones monumentales como la de Nicholas Hlobo que la inaugura.

Publicidad

Zeitz Museum Contemporary Art África

En el mismo edificio, el Zeitz Museum Contemporary Art África, que reúne la mejor muestra mundial de arte contemporáneo africano, acaba de abrir sus puertas. Obra del estudio Heatherwick, dispone de más de 9.500 m2 de los que más de 6.000 son espacio expositivo repartidos entre 100 galerías. También tiene un jardín de esculturas en la azotea, librería y bar-restaurante.

Publicidad

Un baño infinity

Desde la piscina del hotel, ubicada en el Rooftop, se observan las mejores puestas de sol de la capital sudafricana.

Publicidad

Un lobby con arte

Las pinturas So Exotic y It's must be the rain, de Jody Paulsen, y Hooded Lady I, II y III, de Frances Goodman, reciben a los huéspedes en la recepción del establecimiento. Los rótulos son de Graffica.

Publicidad

Amplia terraza con vistas

La firma sudafricana Weylandts ha sido la encargada del mobiliario del Rooftop. Una plataforma de excepción sobre la ciudad.

Publicidad

Un baño de lujo

Los espejos y la lámpara de cristal del techo del baño de esta habitación deluxe superior están hechos a mano en el país árabe. Victorian Bathrooms firma la bañera exenta.

Publicidad

Atenta mirada

Las habitaciones deluxe superior disponen de unas espectaculares ventanas de más de cinco metros, que permiten disfrutar de unas preciosas vistas sobre las montañas de la capital sudafricana. La tela de los sofás es de Hertex.

More from Elle: