Tu jardín, deluxe en verano

Formas, colores, aromas... Además, de equiparlos con piezas súper cool, la arquitectura verde del jardín necesita en verano un mantenimiento extra. 

Lo más popular

No cabe duda de que el verano ha llegado. Esta época del año es en la que pasamos más tiempo al aire libre y queremos que los exteriores, en concreto los jardines, luzcan resplandecientes. Para ello, es necesario tener en cuenta unos sencillos consejos que el paisajista Fernando Pozuelo nos ofrece para mantener el jardín cuidado y en perfecto estado durante estos meses de verano. ¡Toma nota!

Revisión de las instalaciones eléctricas. En esta época del año es en la que más se disfruta del jardín por la noche, por lo que es necesario que el escenario lumínico sea perfecto. De esta forma, hay que revisar los circuitos de domótica y encendido además de verificar que las lámparas funcionan perfectamente, no solo las tradicionales, sino también la iluminación de las piscinas y estanques para disfrutar del escenario nocturno en su conjunto. Además, durante estos meses se pueden incorporar velas, candelabros o antorchas que refuercen la iluminación de los espacios exteriores.

Publicidad

Fuentes y estanques. El agua es un elemento fundamental en el jardín que refresca el mismo haciéndolo más confortable y agradable en esta época del año. Pero para disfrutar al máximo, es necesario antes limpiar los filtros y los sistemas de bombeo de recirculación de agua y comprobar que funcionan perfectamente, con el fin de evitar la falta de oxigenación del agua que puede generar la aparición de algas y problemas con animales y plantas acuáticas. Además, en verano la evaporación es mucho mayor, por lo que los estanques se tienen que rellenar más a menudo. También es una época idónea para incorporar plantas acuáticas.

Lo más popular

Mantenimiento de piscinas. La piscina es un elemento primordial en los meses de verano, por lo que necesita un adecuado mantenimiento para su máximo disfrute. Es necesario al principio de la temporada revisar la estanqueidad del vaso, comprobando que no existen fugas que en el futuro puedan provocar problemas más graves. También hay que revisar todas las estructuras de la piscina: duchas, escaleras, sombrillas, pavimentos, ect… para evitar cualquier tipo de accidente. Además, es necesario retirar regularmente cualquier tipo de suciedad que caiga a la piscina con la consiguiente limpieza de fondos y paredes. Por último, es fundamental controlar los niveles de PH (que se debe mantener en 7 – 7,8) así como los de cloro, para mantener el agua limpia y libre de microorganismos.

Césped. Éste necesita un riego más intenso en este periodo pero, a la vez, hay que vigilar que se realice de forma correcta para evitar los encharcamientos con las consiguientes prudiciones de vegetación y plantas. En el caso de regar, ésta de debe de hacer a primera hora de la mañana o última del día para un mejor aprovechamiento del agua y, en el caso de tener que realizar siegas, estas deben hacerse en las horas de menos calor y cortarlo un poco más alto de lo habitual para que ofrezca mayor resistencia a las altas temperaturas.

Plantas de flor y arbustos. La eliminación de los tallos secos y chupones de árboles y arbustos son fundamentales para mantener el ritmo de crecimiento de las plantas, así como el pinzado y eliminación de flores secas que ayudarán a prolongar la floración de las especies. Además, abonar al final del verano contribuye a endurecer las plantas con vistas al otoño y posterior invierno.

Plagas y enfermedades. Hay que prestar especial atención a los ataques de araña roja, ya que proliferan durante el verano en ambientes secos y calurosos, siendo una plaga complicada de controlar. También puede aparecer la mosca blanca y las cochinillas que son plagas muy habituales en los meses de verano. Y, también es posible la aparición de algunos hongos relacionados con la humedad que genera el riego, que deberán tratarse con fungicidas específicos.