7 vidas... ¡ o más!

Una vivienda con mucha historia.

Salón en perfecta simetría

Una villa del siglo XX de inspiración neoclásica y rodeada de un jardín centenario: en este contexto tan "viscontiniano" vive el interiorista Damián Sánchez. Compró esta casa en estado de abandono y decrepitud, incapaz de resistirse a su fantástico halo escénico. Y la reformó y decoró junto a su socio y amigo Alfons Tost, con quien comparte aventura empresarial: ambos acaban de inaugurar un ambicioso proyecto de interiorismo en Barcelona: Alfons & Damián. La rehabilitación de la vivienda está marcada por un exquisito respeto a su arquitectura señorial, pero desde una perspectiva contemporánea muy fresca. Damián Sánchez la habita y tiene además en ella despacho y showroom.
Si estas paredes hablaran... Tendrían mucho que contar. Es de 1910 y era la residencia de verano de una familia burguesa de Barcelona.
¿Cómo fue el flechazo? Estaba derruida y hubo que rehacerla por completo, pero conservaba algunos de sus preciosos elementos estructurales... ¡y su jardín centenario!
¿Suelos y techos son originales? Los pavimentos hidráulicos y los techos del salón y el comedor decorados con dibujos. También columnas y capiteles, puertas, ventanas, vidrieras... Toda la carpintería es de madera mate restaurada.
¿Cómo definiría su estilo decorativo? No responde a uno concreto, es una mezcla de muebles y objetos. Ese eclecticismo reafirma su carácter de vivienda con pasado.
¿Por qué una paleta de color tan variada? Optamos por colores oscuros en contraste con superficies blancas y luminosas. Berenjena para los espacios comunes, en oposición a los crudos y negros de la suite y baño principal. En cocina y salón, un verde caqui similar al del cemento.Y luego hay golpes de color brillante en el comedor, en las cortinas...
¿Preferencias en revestimientos y acabados? Mármol y parquet de roble en los suelos, y en las paredes, pintura mate y algún toque de estuco en combinación con tapizados. ¡Me encanta usar telas y tapicerías! sentencia Damián. En este aspecto, me marcó mucho mi etapa profesional en el sector de la moda. Para mí va unida a la decoración. Son dos fascinantes mundos que caminan de la mano... sin lugar a dudas. 

Publicidad

Perfecta simetría

Dos obras de Günther Förg (izda.) y Lluis Lleó presiden el salón, con mesa de centro diseño de Damián Sánchez realizada por Francesc Ros. Sobre ella, lámpara italiana de los 60 acompañada por una pareja de luminarias de sobremesa en latón plateado, al fondo, Ogive y Orgues, de Jacques Charles de Charles. 

Sorprendente bienvenida

Columnas, suelo de mármol, arte y fotografía nos reciben en el hall: ¡excelente tarjeta de presentación! A tamaño king size una imagen femenina, obra de Nico Bustos. El pie clásico en el inicio de la escalera se adquirió en un anticuario parisino. 

Publicidad

Grandes cristaleras

Preludian un salón extra luminoso. En la mesa negra de Porro destaca un jarrón azul de Bohemia tallado a mano de Moser. Unos sofás chester de cuero y butacas LC2, de Le Corbusier que edita Cassina, decoran el estar; al lado, escultura en peana de Adolfo Estrada. Papiol firma el modelo que  viste el suelo de la entrada. 

Elementos originales

Los techos y el suelo de baldosa hidraúlica, son los originales recuperados. Una puerta de vidriera conecta salón y comedor, protagonizado por la lámpara Taraxacum 88, de Achille Castiglioni que edita Flos. Sobre la mesa, un jarrón de Anna Torfs y, junto a la butaca, guéridon de Pouenat.

Publicidad

Comedor azul turquesa

Con mesa con tapa de mármol, diseño de Damián Sánchez. Encima, vasos Jungle de cristal de Bohemia, de Artel Glass. Las sillas Aluminium son un clásico de los Eames. Sobre la cómoda francesa, un jarrón blanco, de Anna Torfs, y dos obras de Sebastián Rosselló. 

 

Arte y diseño en sintonía

Sobre la mesa, jarrón Rock de cerámica beis, edición limitada de Gilles Caffier. Las sillas de madera con rejilla dorada son francesas del XIX y un clásico del diseño danés, la lámpara, Ph Artichoke, de Louis Poulsen, completan el fascinante mix & match en el hall.

 

Publicidad

Tecnología vs vintage

Un mueble futurista, de Boffi+Foster, al fondo, y clásicos del diseño, la lámpara PH50, de Poul Henningsen para Louis Poulsen, y las sillas Ceska, un icono modernista, de Marcel Breuer que edita Knoll, se combinan en la cocina con un antiguo mueble de tahona. El cuadro es de Rafael Adrover, y la alfombra, de A Casa Bianca. 

Refinado glamour

Destila el dormitorio con mesitas firmadas por Damián Sánchez por Francesc Ros. Sobre una de ellas, aguafuerte de Joaquim Chancho. Sánchez también firma el cabecero tapizado y la manta de piel sobre la cama, coronada por una obra de Eduard Arbós, “Planchas de Foam cortadas”. 

Publicidad

Apuesta segura

En el cuarto de baño, en black & white, bañera de hidromasaje Kos y suelo de mármol. Junto a la bañera, taburete de latón acabado en bronce y trabajado en fundición. Lo enmarcan vidrieras originales restauradas.

¡Qué gran carambola!

Damián Sánchez (preparado para golpear la bola) y Alfons Tost forman un magnífico tándem. Los interioristas han abierto en Barcelona un espacio con un nuevo concepto "global", que reúne en su gran superficie tienda con atelier floral, estudio de interiorismo y galería de ediciones de diseño. En ella se exhibe hasta el 18 de marzo Geometries, muestra de mobiliario y objetos inéditos diseñados por Juan y Paloma Garrido.