Chic & magic

La nueva casa de la diseñadora de moda Bea Deza.

Salón con doble altura

Cosmopolita, inspiradora, hiperactiva y súper creativa. La diseñadora Bea Deza es una de esas personas que persiguen sus sueños y contagian su entusiasmo. Sus casas, en Londres, Nueva York, Los Ángeles, Madrid... siempre han sido un reflejo de su arrolladora personalidad. Ahora nos abre las puertas de su nueva vivienda en pleno centro de Madrid, un dúplex de 110 m2, decorado por ella con muchas de sus piezas fetiche que le siguen, mudanza tras mudanza, allá donde va.

¿Qué te enamoró de la casa? Me encantó el hecho de que, como espacio, era diferente y difícil de encontrar en Madrid. Y que se parecía mucho a la primera casa que tuve en Londres, de la que tengo tan buenos recuerdos... En la decisión ¡tuvo que ver algo la nostalgia! Además, los techos altos, los ventanales, la luz y que sea una casita tranquila, pero en pleno centro de la ciudad. Y el patio, que es un desahogo y por primera vez tengo plantas y las cuido: una nueva rutina que encuentro terapéutica.

¿Las vidrieras son un proyecto tuyo? Sí,las diseñé yo. Acababa de volver de Los Ángeles cuando encontré la casa. En California están obsesionados con la luz, se vuelven locos con las vidrieras; y se me contagió. Quería una casa con color, no sólo en las paredes y en las telas, ¡sino en las moléculas del aire! También quería que fuera como mi templo... y un templo no lo es sin una vidriera.

¿Refleja la casa tu personalidad? Está reflejada al 100%. Estoy en un momento muy feliz de mi vida y quería una vivienda llena de luz natural y mucho color... ¡un templo de paz! En magic-hour, es decir, cuando el sol atraviesa las ventanas y pasa a través de las vidrieras y de la escultura de cristales, miles de micro arcoíris se disparan y reflejan en todos lados ¡y consiguen un verdadero lightshow!

¿Qué cuenta tu casa de tu trayectoria vital? Es todo un resumen. El dormitorio y tocador, con las palmeras, quería que me recordaran a Palm Springs; las vidrieras son muy Los Ángeles; la estructura de la casa puede recordar a un loft neoyorquino; el corazón luminoso lo encontré en BlackPool, un pueblecito inglés donde en los 70 los colgaban para San Valentín.

¿Cuál es tu rincón favorito? Mi dormitorio; ahora estoy obsesionada con las camas cómodas, y mi cama es la más cómoda del universo porque tiene truco. He descubierto unos colchoncitos de plumas que van encima del colchón, se llaman BEDZzz y son una maravilla (es difícil levantarte por la mañana). ¡Es como dormir en el Ritz todos los días de tu vida! 

Publicidad

Profundidad de campo

Una obra de David Palmer preside el espacio. Al fondo, sofá de una subasta, tapizado por Bea; butaca heredada; y mesa y puf de L.A. Studio, como la butaca rosa, un diseño icónico de Marco Zanuso de los 50, y el puf cuadrado mostaza; las mesitas-nido, de Anmoder.

Un alma inquieta

La trayectoria de Bea Deza es tan ecléctica como su casa. Comenzó en el sector financiero en Londres y Nueva York, desde donde pasó a crear la conocida firma de moda Sister Jane (que vendió hace poco tiempo con gran éxito). ¿Sus próximos proyectos? Está en negociaciones con una gran firma de moda; al mismo tiempo, está organizando el festival semiprivado Wonder Wall y muy ilusionada con su nueva web, www. bedzzz.co.uk, donde comercializa unos colchoncitos de plumas que se ponen sobre el colchón y que tanto le apasionan. Creatividad... ¡sin límites!

Publicidad

Color en el aire

La luz que se filtra a través de las vidrieras, diseñadas por Bea y realizadas por Utillería Atrezzo, hace juego con la alfombra, de L.A. Studio. En el sofá, cojines lisos, de Apia, y estampados, de Gancedo. Sobre la mesa, candelabros de la abuela de Bea, y jarrones cacatúa, de L.A. Studio.

El rincón del artista

La espectacular escultura de cristal de Amanda Charchian   domina el espacio. Mesas-nido, de Anmoder, con una corona vintage; mesa, de L.A. Studio, y guitarras de Bea.

Publicidad

Puro diseño

Sobre la alfombra, de MCH, destaca la butaca rosa Lady, de Marco Zanuso, y el leopardo, de L.A. Studio; 

Espacio abierto

Desde la cocina, que se comunica sin barreras con una de las zonas del salón, se aprecia una de las piezas fetiche de Bea: la lámpara de pie tapizada con un tejido de House of Hackney.

Publicidad

It's so lovely!

En la cocina, otra de las piezas favoritas de la diseñadora: un corazón gigante luminoso que adquirió en Black Pool, un pueblecito del norte de Inglaterra y que le ha acompañado en sus mudanzas.

El toque british.

En la pared, varias pinturas regalo de amigos y una foto en blanco y negro de un photo shoot, de Sister Jane. El sofá de flores está tapizado con una tela vintage, de Gucci de los 70. Al lado, una lámpara de pie retro, estilo stilnovo de los 50, de L.A. Studio. 

Publicidad

jVamos arriba!

Las dos plantas se comunican con una escalera de obra con peldaños volados que ya estaba en la casa cuando Bea Deza la compró. Abajo, al fondo, un mueble de Ikea customizado por la diseñadora, con un tocadiscos antiguo y vinilos, de Patti Smith.

Puesta en escena

El tocador de Bea es un universo mágico con sus sombreros, sus muñecas, sus bolsos de Valentino y Hermès, un espejo de un mercadillo londinense y una mesa tapizada por ella con telas de Squint adquiridas en Londres. El papel pintado, a juego con las cortinas, de House of Hackney.