NERI&HU Revolución Cultural

Esta pareja de creadores y arquitectos chinos ha tumbado prejuicios, convencionalismos y fronteras al recoger las mejores tradiciones de Oriente y de Occidente para crear con una nueva mirada.

diseño oriente y occidente

Tenían vocación de artistas, pero el endémico pragmatismo de sus familias chinas derivó en que optaran por seguir la carrera de arquitectura. Y fue estudiando en la Universidad de California en Berkeley donde se conocieron; después Lyndon Neri (Filipinas, 1965) cursó el master en Harvard, y Rossana Hu (Taiwán, 1968) lo hizo en Princeton. Volvieron a coincidir en el estudio del arquitecto estadounidense Michael Graves; y juntos regresaron a China, el país de sus respectivos padres. En 2004 fundaron Neri&Hu Design and Research Office, con sede en Shanghái y Londres. Desde allí, y con un equipo de cien personas, en casi 30 idiomas, crean proyectos de arquitectura, de interiorismo y diseño de producto para todos los continentes. Su leit motiv: la búsqueda de nuevos significados y de autenticidad en lo que crean.

¿Cómo os enfrentáis a cada proyecto? Los diseñadores y arquitectos están obsesionados con diseñar intuitivamente. Para nosotros está al límite de lo aceptable el no pasar mucho tiempo pensando en lo que estamos creando. Podríamos ser superficiales y, a la vez, muy buenos en lo que hacemos y diseñar cosas preciosas y convincentes, y aún así mirar hacia atrás y decir: "¿Qué hemos hecho?"

¿Qué haría falta para dejaros satisfechos? Tenemos una responsabilidad en todo lo que diseñamos. Cuando hay un significado en las cosas que haces, tu trabajo se convierte, no sólo en algo más interesante, sino que devuelves algo a la sociedad. Para nosotros, la investigación es importante porque nos cuenta cosas que ayudan a dar la vuelta al proceso de diseño.

¿De qué estáis más orgullosos? De algunos de nuestros primeros proyectos, que nos dieron el estatus para estar donde estamos hoy. Y de nuestros tres hijos.

¿Cuál es vuestro mayor placer?
Rossana: Escuchar música clásica.
Lyndon: Dibujar y pintar.

¿Qué esperáis con ansia que ocurra? Tener más tiempo para estar con los niños.

¿Tres objetos sin los que no podéis vivir?
Rossana: El café, el iPhone y la música.
Lyndon: La Biblia, el iPhone y un bolígrafo.

¿Qué obras de arquitectura hay que ver? La Tourette de Le Corbusier, el Instituto Indio de Administración de Kahn, la iglesia de Sankt Petri de Lewerntz, las termas de Vals por Zumthor, el museo Castelvecchio de Scarpa... •

Publicidad

Rossana y Lyndon fundaron hace 10 años en Shanghái

Pareja profesional y sentimental, Rossana y Lyndon fundaron hace 10 años en Shanghái la "Design Republic Design Commune", un lugar de encuentro, diálogo e intercambio cultural entre diseñadores y arquitectos, y que es también tienda, restaurante y hotel de una habitación. Allí se encuentran también  las piezas de la propia firma de mobiliario de estos creadores.

Alfombras

Los azulejos de las calles de Shanghái inspiran su colección de alfombras Jie, para Nanimarquina. El carácter chino "jie" representa el dinamismo de la vida de la ciudad. 

Publicidad

Linternas chinas

Las linternas chinas inspiran la serie de lámparas a la que pertenece Bai Di Di
para Parachilna.

Mesitas funcionales

Simples y funcionales, en lacado rojo chino, mesitas Common Comrades, para
la firma holandesa Moooi.

Publicidad

Etérea y elegante

Esta pieza es parte de la colección outdoor Jian, para la firma española Gandía Blasco.

Silla

Para crear la silla Ming, Lyndon y Rossana indagaron en las artes decorativas chinas, para Stellar Works.

Publicidad

Tocador

Refinado y ligero, este tocador en cuero y madera pertenece a la colección Ren, de muebles y complementos de dormitorio para Poltrona Frau.

Restaurante coreano

Situado en Shanghái, el restaurante coreano Chi-Q se inspira en la arquitectura tradicional de las casas de este país, exhibiendo madera y hormigón en un sofisticado ambiente. (Foto: Dirk Weiblen)

Publicidad

Silla Together

Gracioso homenaje a la silla Serie 7, de Arne Jacobsen, es el modelo Together, para Fritz Hansen.

More from Elle: