Un apartamento minimalista y funcional

La galerista Sandra Gering se ha inspirado en la mítica villa de la diseñadora Eileen Gray, la gran dama del Movimiento Moderno, para decorar su apartamento en Nueva York, un espacio minimalista que deslumbra con solo lo esencial. Genial.

Apartamento Nueva York

Muchos cambios ha experimentado en su vida esta neoyorquina, que ha estado durante décadas a la vanguardia del mundo del arte. Pero algo permanece inalterable en el tiempo: su conexión con la diseñadora y arquitecta irlandesa Eileen Gray (1878-1976), una adelantada a su época, cuyas sofisticadas piezas de mobiliario diseñadas en los años 20 y 30 en París, donde vivió, la convierten en una creadora clave del Movimiento Moderno. Al igual que Eileen Gray, Sandra tiene el don de visualizar las futuras tendencias artísticas y la valentía de ir a contracorriente. Hace décadas decidió dedicarse al arte y ha fundado Sandra Gering Inc., mucho más que una galería, desde donde anticipa lo que vendrá e impulsa artistas del s. XXI.

En los últimos 18 años, se ha entregado con entusiasmo al proyecto de restauración de la mítica villa E.1027, la casa de verano que Gray, junto a Jean Badovici, construyó en la Riviera francesa entre 1926 y 1929. De hecho, ella fundó una agrupación que consiguió la restauración y apertura al público de esta casa pionera. "El diseño y la arquitectura de Eileen Gray continúan hoy siendo asombrosamente hermosos, funcionales y avanzados para su tiempo", cuenta Sandra. "Sé que ella habría sido mi amiga si hubiéramos vivido en la misma época. Es uno de mis modelos, como Coco Chanel y Gertrude Stein. Ellas fueron valientes y trabajaron para darse a los demás y al mundo". Precisamente, esta emblemática villa ha servido de referente a Sandra para el interiorismo de su apartamento en Beekman Place, una pequeña calle en la zona este de Manhattan, con magníficas vistas al edificio de Naciones Unidas del arquitecto Oscar Niemeyer. Para su diseño de interiores, Sandra contó con el arquitecto danés afincado en Nueva York, Thomas Juul-Hansen, que proyectó un espacio minimalista y diáfano, con superficies y acabados blancos que hacen brillar sus cuidadosamente elegidos elementos: piezas de diseño y obras de arte contemporáneo, además de las referencias a su idolatrada Eileen Gray, como su célebre silla Bibendum, que ocupa un lugar de honor del salón. "Me siento muy conectada a ella, fue la mujer líder del diseño del siglo XX, y yo me considero a mí misma en la vanguardia de la escena del arte del siglo XXI", afirma.

En el nido que ha creado, Sandra quiere rodearse de las cosas que atesora, como la primera compra de arte contemporáneo, una escultura del artista Dove Bradshaw, a quien más tarde ella representó. En este pequeño apartamento, un espacio en el que todas las zonas están comunicadas, y en las que reina el blanco con pinceladas rosa, encontramos obras de artistas que ella representa, como una instalación lumínica de Leo Villareal y una obra de arte tecnológico de John F. Simon JR. El espíritu de Eileen se respira en cada rincón. Y así como su villa en la costa francesa ha sido descrita como una maison minimum, sencilla, funcional y eficiente, este apartamento neoyorquino está dotado con lo mínimo y lo esencial. "Pedí a Juul-Hansen, que me diseñara un espacio sólo con los elementos que una persona necesita: una cama, una silla, una mesa y una lámpara", cuenta Sandra. La frase de Eileen Gray refiriéndose a su villa E.1027 puede perfectamente aplicarse en este exquisito apartamento: "Todo está allí para reconfortar tu alma".

Publicidad

Blanco minimalista

Blanco minimalista en un salón en el que las únicas concesiones al color son las obras de arte: las de Peter Halley, al fondo, y la de Ryan McGinness, a la izquierda, ambas en Sandra Gering Inc. También la mesa Aura, de Karim Rashid, y los libros en el mueble, realizado a medida por Thomas Juul-Hansen, ponen color.

Piezas de autor conviven con obras de arte contemporáneo

Entre los dos sillones estilo club, de la colección Eastside de Ettore Sottsass para Knoll, se yergue la lámpara vintage años 60, diseñada por la pareja de arquitectos italianos Franco Albini y Franca Helg. En el aparador blanco, la lámpara de mesa modelo Ara, de
Philippe Starck para Flos.

Publicidad

Suaves curvas en un salón

Suaves curvas en un salón cuyo blanco sofá, un diseño de James Irvine en Totem Gallery,  parece seguir la sinuosa línea de la mesa de centro del diseñador Karim Rashid. Sobre ésta, un candelabro de cristal de Baccarat. El suelo de madera de roble se ha teñido, como no, de color blanco.

Sandra Gering

Esta galerista neoyorquina es experta en detectar las tendencias que vienen y los talentos emergentes. En 1998 fundó la agrupación Friends of E.1027, con el fin de restaurar y preservar la villa de Eileen Gray en Roquebrune, Francia. Como su admirado alter ego, Sandra, una visionaria, ficha a artistas del siglo XXI, muchos de los cuales crean nuevas formas de arte desde campos como la moda, el cine, el diseño...

Publicidad

Espacio diáfano

La luz se pasea a sus anchas en un espacio diáfano, compartido por el salón, el comedor, la cocina y el dormitorio, con un enfoque funcional, inspirado por la villa de Eileen Gray al sur de Francia. En una pared brilla la obra lumínica The Bay Lights, del artista Leo Villareal, de Sandra Gering Inc., en acero acabado de espejo y luz led. Espejo Orgo en la pared, de Karim Rashid.

Sillón Bibendum

Todo un icono del movimiento moderno, el sillón Bibendum, de la diseñadora Eileen Gray, editado por Ecart, marca la transición entre las zonas de salón y dormitorio. Junto a ella, la mesita de cristal con las bandejas Kaskade, de Karim Rashid. La cama es un diseño hecho a medida de Thomas Juul-Hansen, inspirado en el daybed  de Gray de su villa E.1027.

Publicidad

Mini comedor

Un mix delicioso en el rincón elegido como mini comedor, con la mesa  antigua con pedestal de cristal Lalique-Marsan, de Marc Lalique para Lalique Francia; el chandelier Plume, de Savinel & Rozé para Baccarat Francia; junto a la ventana, un candelabro con piezas de cristal de Baccarat. En la pared del fondo, una fotografía de Choong Sup Lim.

La vida en rosa

Este color, que hace de contrapunto al blanco, es el de la escultura de bronce pintado Permanent Thirty Three 1731 de KAWS, de Sandra Gering Inc., y también el de la silla Poly, del diseñador Karim Rashid, en policarbonato. La samovar de plata es una antigüedad heredada por la galerista. La figura humana de resina es del artista Xavier Veilhan.

Publicidad

Flow en blanco radiante

Flow en blanco radiante, en esta cocina, que se comunica con el salón-comedor y que ha sido diseñada a medida por Thomas Juul-Hansen, empleando Corian y optando por un decidido minimalismo. Su color blanco inmaculado y sus líneas depuradas hacen que se integre estéticamente en el salón.  

Arte de vanguardia

Una de las paredes del recibidor exhibe la obra Endless Bounty (2005) del artista digital John F. Simon Jr., pionero del software art.

More from Elle: