Vivo sola y soy feliz

​Planeta acaba de publicar 'A solas', un libro de ilustraciones de la mexicana Idalia Candelas que reivindica la soltería femenina como estilo de vida, sin dejarse llevar por los prejuicios. Hablamos con ella sobre la soledad decidida y esto fue lo que nos contó.

Lo más popular

Idalia Candelas es una mujer menuda, coqueta, que habla decidida y que remueve su café mientras mira intensamente a su interlocutora. Nos recibe en un hotel del centro de Madrid un día en el que la promoción de su libro 'A solas' no le deja precisamente ni un momento de soledad. Es diseñadora gráfica y, un buen día, decidió marcharse de México D.F. y viajar hasta Agua Dulce, en Veracruz. Allí tuvo tiempo para reflexionar sobre su soltería, y volvió a la capital para estudiar narrativa gráfica con el artista Edgar Clement y centrarse en las ilustraciones.

Publicidad

La mujer de sus ilustraciones disfruta de su casa. Se tumba en ropa interior sobre la cama. Toma un café en la cocina, sintiendo sus pies fríos sobre el suelo. Ocupa su tiempo leyendo, pensando o paseando. Y no es soltera, ni solterona. Vive en solitud, como explica Idalia, "estar sola por tu propia decisión".

"Creo que soy una persona muy afortunada", explica cuando le preguntamos por un día normal de su vida. "Trabajo en mi casa. Vivo con mi perra, una pitbull que se llama Lola, y puedo administrar mi tiempo como yo quiera, pero de una forma muy responsable para poder sacar el trabajo. Junto con mi asistente, me levanto, desayunamos, tomamos el café, planeamos lo que vamos a hacer, dibujo, puedo invitar a gente a mi casa, puedo salir con Lola a comer...".

Lo más popular

En un país en el que cada día mueren 7 mujeres víctimas de la violencia de género, cabe preguntar si la soledad está reñida con la seguridad, y la respuesta es sorprendente: "Siempre soy muy cuidadosa; no ando sola de noche, pido mejor un Uber en vez de cualquier taxi en la calle... Lo que me lastima de estar viviendo sola es escuchar amigos y familia diciéndome que necesitas encontrar a alguien que se haga cargo de ti, ya no vas a tener hijos, te tienes que casar... toda esa gente que te dice que estás viviendo de la manera equivocada".

La educación tiene un gran papel en ello: "En mi país, con tanta violencia contra la mujer, me gustaría que muchas niñas o adolescentes comprendieran que no está mal no estar casada tan joven o tener hijos o dedicar tu vida a otra persona. Que no tienen que estar obligadas a cuidar todo el tiempo del resto de personas que están con ellas. Y más que nada, se trata de que hagas lo que tú quieras en la vida, sin que te importe lo que digan los demás".

La autora posa con su libro, editado por Planeta.

Para Idalia, salir de ese pozo de prejuicios depende de uno mismo, ya que asegura que "todo desapareció cuando me dije a mí misma: 'voy a dejar de preocuparme por la opinión de los demás' y, en verdad, ahora ya no me importa". Pero, ¿de dónde brota la felicidad cuando decides optar por esa vida en soledad? La ilustradora tiene claro que "la felicidad la encontramos cuando aprendemos a amarnos a nosotros mismos. Y después de eso, aprendes a disfrutar de tu propia compañía y comienzas a estar más tranquilo", explica.

La soltera, la mujer que vive con ella misma y que retrata en 'A solas' (Planeta, 18,95 euros) ha tomado la decisión por sí misma, pero "no está peleada por el mundo", aclara. Se divierte viendo películas estereotipadas sobre el tema, como la saga de Bridget Jones, pero sabe que no todo el mundo pasa su soledad devorando un litro de helado: "Creo que el que tantas mujeres se hayan sentido identificadas con mis dibujos, que me hayan escrito para darme las gracias por ser la voz de las personas que deseamos vivir así, creo que el éxito de esto fue que nos salimos de ese estereotipo de que si estás sola, estás triste".

"Yo, personalmente, disfruto con ganas de mi soledad: estoy bien, a gusto conmigo misma, encantada de estar en mi casa, en la habitación que prefiero, como quiero, porque todo está decorado bonito para mí", simplemente. Sin necesidad de hombres ni mucho menos de bebés, como la tercera parte de Bridget parece indicar: " Yo no digo que esté mal tener hijos, sino que son igual de respetables los que deciden tenerlos que los que deciden no hacerlo", afirma contundentemente. Añade que las sensaciones de felicidad y de soledad no son exclusivas de quien quiera vivir en 'solitud': "Hay gente casada con hijos que también me dice que se identifica con mi libro porque siempre hay un momento para estar a solas, aunque sean los 5 minutos que te encierras en el baño a recargarte, planear, pensar... o no". Quiere recalcar la importancia de aprender a disfrutar de uno mismo, de saber "sentirte la persona más importante de tu vida".

Su libro, antes de ser el fenómeno editorial en el que se ha convertido en las últimas semanas, tomó forma en las redes. Candela compartía alguna de las ilustraciones en su perfil profesional de Facebook y observaba los comentarios de mujeres y hombres: "Como autora, es importante para mí que haya redes donde la gente vea el trabajo y se sintiera identificada", subraya. Pero apunta que, en lo que denomina la 'soledad posmoderna', "esas redes nos han aislado más porque te pasas todo el día encerrado en tu casa interactuando, pero sin embargo no tienes a nadie a tu lado para tocar o abrazar o que te escuche o que te hable cara a cara mirándonos a los ojos".

Así que, si estás sola y estás feliz, enhorabuena. Si estás sola y te sientes acomplejada, Idalia Candelas tiene un mensaje para ti: "Haz lo que quieras y que no te importe lo que digan las demás. A mí me pasaba. Iba a reuniones con amigas casadas y con hijos que no paraban de hablar de lo suyo y que todo el rato me criticaban o lanzaban indirectas. Sufría, pero llegó el momento en el que me dije: 'Estoy viviendo lo que he querido, ¿por qué voy a sentirme así? Mejor no debería preocuparme". Ójala puedas dar de lado todos los prejuicios y darte cuenta de una cosa importante: estás a solas, pero tienes a mucha gente alrededor de ti. Disfruta".

Ilustración exclusiva de Idalia Candelas para ELLE, para celebrar el 30 aniversario de nuestra revista.