7 lecciones de 'Buffy Cazavampiros' que te harán poderosa

Luchar contra el patriarcado, siempre.

Lo más popular

Hace ya 20 años que Buffy Cazavampiros debutaba en nuestras pantallas, presentando a Sarah Michelle Gellar como Buffy Summers, la nueva e icónica heroína de la televisión. Aunque en su día la serie nunca tuvo la aclamación que mereció, sus seguidores se han mantenido fieles y han crecido a lo largo de los años, consiguiendo que Buffy se convirtiera en uno de los programas más vistos de su generación.

Publicidad

La historia de Buffy, una chica nada fuera de lo común pero con un extraordinario don para luchar contra las fuerzas del mal, fue creada por Joss Whedon para cambiar radicalmente una figura misógina del género de terror: la rubia indefensa en apuros. A simple vista, la serie trata de una Buffy que, ocasionalmente ayudada por sus amigos, se enfrenta a vampiros y demonios—pero también de la pérdida, la responsabilidad y, en definitiva, lo que significa ser fuerte. A medida que luchaba contra el infierno en la tierra, Buffy crecía, aprendiendo a destacar, ser una buena líder y mejor amiga—y con ella, nosotras también.

Lo más popular

Aquí te dejamos siete lecciones que aprendimos de Buffy y que nos han hecho poderosas.

1. Sola eres lo suficientemente fuerte.

El primer golpe para Buffy llega de su relación, en la segunda temporada, con su tierno novio vampiro Angel (David Boreanaz), al que un giro inesperado lleva a "convertirse en un gilipollas después de tener sexo" hasta el más exagerado de los extremos. Después de que Buffy pierda su virginidad con Angel, su alma le es místicamente arrebatada, convirtiéndose en un malvado sociópata que acecha a Buffy, asesina a sus amigos, y finalmente provoca un apocalipsis. ¿Todas salimos con ese tipo, verdad?

Los intensos sentimientos de Buffy hacia Angel hacen que le resulte imposible matarlo incluso cuando destruye por completo su vida. En su batalla final, él se burla hablándole de todo aquello que perderá mientras intenta acabar con ella: "No hay armas, no hay amigos, no hay esperanza. Sin todo eso, ¿qué te queda?" ¿Su respuesta?

GIF

Luego lo apuñala y lo envía directo al infierno. Esta parte en particular, obviamente, no debe ser imitada en la vida real, pero la idea es que no importa cómo de dura sea una ruptura, pues llegará un momento en el que te des cuenta de que eres lo suficientemente fuerte para sobrevivir sola.

Publicidad

2. La sexualidad es natural.

Al comienzo de la serie, Willow (Alyson Hanningan) lleva años enamorada de Xander (Nicholas Brendon), aunque después resulta ser una especie de relación infantil sin ningunas esperanzas de futuro, lo que se demuestra cuando la pareja intenta convertirse en algo más. Willow también tuvo una relación súper adorable con el guitarrista y hombre lobo Oz (Seth Green), antes de conocer al amor de su vida, Tara (Amber Benson). Willow y Tara rompieron todos los esquemas—se convirtieron en la primera pareja estable de lesbianas de la telvisión—pero lo que a menudo se pasa por alto de su relación es la demostración de que la sexualidad no es binaria, y puede cambiar a lo largo de la vida.

Publicidad

Es cierto que entre sus fans existió cierta consternación debido a que su historia de amor con Oz no tuviera un final feliz—¿no podría haber sido felizmente bisexual en lugar de, como se refirió a sí mismas en temporadas posteriores, "ahora gay"? A pesar de su lugar en la escala de Kinsey, Willow fue una pionera que permitió a muchas mujeres verse representadas en la pequeña pantalla por primera vez.

3. La familia que se elige puede ser tan buena como la real.

El padre de Buffy es realmente el peor. Engañó a su madre antes de su divorcio, nunca fue al cumpleaños de su hija, y al final desaparece sin dejar rastro, sin ni siquiera responder a las llamadas de Buffy tras la muerte de su madre. El. Peor. Afortunadamente, Buffy encuentra un sustituto casi perfecto en Giles (Anthony Stewart Head), quien empezó como su mentor en la caza de vampiros, pero rápidamente se convierte en una figura paterna cercana y cariñosa.

Del mismo modo, los Scoobies—el apodo de su grupo de amigos más cercano— se convierten en familia a medida que avanza la serie, cuyos familiares actuales no se mencionan o se rechazan, como sucede con el espeluznante clan de Tara. Incluso Dawn (Michelle Trachtenberg), la hermana de Buffy, es técnicamente una creación y no un pariente de sangre—pero su mágico vínculo demuestra que la familia la construyes tú misma.

4. A veces con estar es suficiente.

Al final de la quinta temporada, Buffy hace frente a una abrumadora impotencia provocada principalmente por la muerte de su madre. Cuando decide sacrificarse para salvar el mundo, sus últimas palabras para Dawn son un reconocimiento de lo difícil que resulta estar ahí cada día cuando no pasas por tu mejor momento. "Lo más duro en este mundo es vivir en él", le dice. "Se valiente. Vive".

Lo más popular

Estas palabras terminan persiguiendo a Buffy cuando regresa de la muerte una temporada después, incapaz de sentir nada pero viva. La temporada seis es oscura como el infierno, pero si observas detenidamente, encontrarás algo concstructivo y útil en el hecho de que Buffy nunca se rinde, incluso cuando siente un vacío por dentro. Regresa para seguir cazando, por Dawn, y por su aburrido trabajo en la hamburguesería, porque es lo que tiene que hacer, y finalmente consigue encontrar la luz al fina de un largo y oscuro túnel.

5. Tus decisiones sexuales no determinan tu valor.

Hablando de la temporada seis y la desolación que la caracteriza, Buffy se enfrenta a su alienación e insensibilidad producida por caer en una intensa y cada vez más tóxica relación únicamente sexual con Spike (James Marsters), ese desalmando vampiro que la amó durante meses desde la distancia. Tanto Buffy como Spike se utilizan el uno al otro en diferentes momentos de su aventura; el sexo comienza absolutamente pasional pero cada vez se vuelve más degradante, y la creciente sensación de odio hacia sí misma Buffy por todo este asunto, resulta algo realmente incómodo.

Publicidad

Pero consigue salir de esta crítica situación, más sabia y autoconsciente, manteniendo ahora una relación mucho más íntima y con mayor significado con Spike (una vez este recupera su alma).

De todos los poderosos mensajes de Buffy, uno d los más raros y sorprendentes para la televisión es que tomar una mala decisión en cuanto a sexo se refiere, no te convierte en una mala persona.

6. Lucha contra el patriarcado—especialmente en el trabajo.

Si ahora vuelves a ver Buffy, llegará un momento en el que te das cuenta de que se trata, literalmente, de la historia de una mujer extraordinaria obligada a trabajar para hombres que no le pagan el salario que merece. Giles y el Consejo de Vigilantes, en su mayoría inútiles varones, parecen empleados asalariados con derecho a beneficios, vacaciones pagadas, etc. Mientras tanto, Buffy, la verdadera Cazadora—sin la cual el trabajo de estos hombres no existiría—no recibe ningún tipo de remuneración por su tarea altamente peligroso y estresante, viéndose obligada a aceptar otro trabajo de salario mínimo en el Doublemeat Palace para llegar a fin de mes. Una mujer joven hace todo el trabajo, y un grupo de hombres mayores se lleva el mérito... Paradme si ya habíais escuchado esto antes.

Honestamente, si pienso en esto durante demasiado tiempo mi cabeza seguramente explote, así que centrémonos en el hecho de que Buffy se llama BS en esta organización tan antigua. En el episodio "Checkpoint" de la temporada cinco, el Consejo obliga a Buffy a superar una serie de complicadas pruebas para demostrar que es digna de ser la Cazadora: una especie de periodo de prueba en el que no recibirá remuneración por el trabajo durante ese tiempo. Tras superarlo, Buffy consigue encajar dando un glorioso discurso en el que establece términos y condiciones, logrando que los hombres la escuchen por una vez. "Mucha gente ha querido hablar conmigo estos últimos días", dice. "Todo el mundo hace cola para decirme lo poco importante que soy. Y finalmente me he dado cuenta de por qué. El poder lo tengo yo. No ellos. Esto les molesta". SÍ. (Aún así debería haber recibido un salario).

7. Cuestiona el status quo, siempre. Y cambia si tienes que hacerlo.

"Porque esa es la forma en la que siempre ha sido" no es razón suficiente literalmente para nada. Y así, en el último episodio de Buffy, los cimientos sobre los que se construye toda la serie son derribados y reconstruidos, empezando por la idea de que solo "una chica en todo el mundo" puede ser una cazadora de vampiros.

"En cada generación, nace un Cazador de Vampiros, porque un grupo de hombres que murieron hace miles de años creó esa regla", dice Buffy, un discurso que me enfada terriblemente. "Fueron hombres con mucho poder. Esta mujer es más poderosa que todos ellos juntos. Por eso digo que hay que cambiar las reglas". A partir de ahora, explica, la antigua profecía que obligó a una mujer a cargar con el peso del mundo sobre sus hombros ya no es válida. Ahora, gracias a un hechizo realizado por Willow, cada mujer en el mundo con el potencial de ser una cazadora puede compartir la fuerza, y así ningún cazador tendrá ya que luchar solo. "Elige. ¿Estás listo para ser fuerte?". Cada. Maldito. Momento.

De: Elle
More from Elle: