Siete motivos por los que te enganchas a 'Stranger Things' sin quererlo

Es pura atracción fatal...

GIF

La segunda temporada de 'Stranger Things' se estrena mañana en Netflix bajo la atenta mirada de los fans que esperan que esté a la misma altura que la anterior. No es una serie de primeros capítulos, sino que va enganchando poco a poco, con una intriga y unos personajes que van enamorando despacito. Y eso es lo que te vamos a contar aquí, los siete motivos por los que te has convertido en fan de 'Stranger Things' sin quererlo.

Publicidad

Por la pandilla

Los niños de la serie son, sencillamente, lo mejor. Menudo descubrimiento el de la pandilla formada por Mike (Finn Wholfhard), Will (Noah Schnapp), Dustin (Gaten Matarazzo) y Lucas (Caleb McLaughlin), es el grupo de amigos que todos querríamos tener. Se apoyan entre sí, se divierten y cuando tienen malos rollos, lo hablan y lo solucionan –aunque les lleve un tiempecillo–. Interpretativamente, quizás cada uno por separado no funcione tan bien, pero hemos de decir que la compenetración (fuera y dentro de la serie) entre ellos mola. Y mucho.

Publicidad

Por los guiños a películas ochenteras

Con la foto, de la nueva temporada, se dice todo: ahí están 'Los cazafantasmas' (1984). Pero cuando en la anterior veíamos a toda la pandilla corretear por Hawkins con sus bicis estábamos asistiendo a un 'revival' de 'E.T. El extraterrestre' (1982). Por supuesto que el espíritu de la pandilla es el mismo que el de 'Los Goonies' (1985) [ojo, que un 'goonie' original, Mikey; es decir, Sean Astin, se incorpora al reparto en la segunda temporada] y el de 'Cuenta conmigo' (1986). 'Poltergeist' (1982), 'El resplandor' (1980) y 'Pesadilla en Elm Street' (1984) son los referentes para las escenas de miedo, mientras que la saga de Alien está presente en la personalización del Demogorgon.

Publicidad

Por Millie Bobby Brown

Aparte de la pandilla, pero siempre muy pegada a ellos, está Eleven, es decir, Millie Bobbie Brown, a la que, como podemos ver en las primeras fotos de esta nueva temporada, le ha crecido el pelo. Con apenas 13 años, la malagueña (no, no es una errata, nació en Málaga) ha sorprendido a todos por la calidad y la intensidad de su interpretación, por no hablar de las dosis de estilo que derrocha; fuera y dentro de la alfombra roja e incluso en su clave papel en la serie. La niña con superpoderes, la aparentemente única de mirar frente a frente al Demogorgon, es un personaje magnético por el que vale la pena ver la serie.

Publicidad

Por la intriga

Los hermanos Duffer han creado una trama bastante intensa, no se puede negar. Como hemos dicho antes, es una serie que va ganando capítulo a capítulo, y eso es porque van surgiendo hilos de historias que van haciendo mucho más complejo el argumento. En la primera temporada, todos queríamos saber qué pasaba con Will Byers. Queríamos saber cuál era ese espacio oscuro en el que estaba encerrada Eleven. Queríamos saber qué había dentro de la mentalidad oscura del sheriff Hopper. Queríamos saber qué era exactamente el Demogorgon. Y también el intríngulis de la relación entre Jonathan, Nancy y Steve. Y, cómo no, qué ha pasado con Barb. Dicen que la nueva temporada es más oscura, con personajes nuevos que tendrán que lidiar por primera vez con los fenómenos sobrenaturales. Lo veremos mañana. 

Publicidad

Por su música

Como era de esperar, en una serie ambientada en los años ochenta debe sonar música de la década. Y como la música de esa década se ha convertido en Patrimonio Mundial de la Humanidad, cada vez que suena una canción, te da muy buen rollo. En la pasada temporada escuchamos 'Should I Stay or Should I Go' (The Clash), 'Hazy Shade of Winter' (The Bangles), 'Africa' (Toto), 'There's a Light That Never Goes Out' (The Smiths), 'Atmosphere' (Joy Division) y 'Heroes' (David Bowie, vale, esta es un poco anterior a los ochenta), y ya con esta 'playlist' se nos encogen los corazones. El 3 de noviembre, Legacy Recordings publicará 'Stranger Things - Music From The Netflix Original Series', un disco que recopila todos los exitazos de la primera y algunos de la segunda temporada. Totalmente recomendable.

Publicidad

Por la fidelidad a los looks ochenteros

Seguimos con los ochenta. Una década que, ya se sabe, se la ama o se la odia, pero hay que reconocer que el vestuario de la serie es fidelísimo al estilo de aquellos años. Veamos por ejemplo las gafas y la camisa de Barb en esta foto antológica; los vestiditos de nido de abeja que 'padece' la preadolescenete Eleven; las 'chupas' de cuero de algún protagonista masculino y las cazadoras vaqueras desgastadas que luce otro; las prendas de pana que vemos en algunos de los chavales, que tampoco se privan de lucir las gorras XL tan poco favorecedoras de la época... El furor, además, por la estética de la serie ha hecho que firmas como Louis Vuitton –por medio de su director creativo, Nicolas Ghesquière, gran fan de 'Stranger Things'– hayan subido los logos e imágenes de los chavales de Hawkins a las pasarelas.

Publicidad

Porque ha recuperado a Winona

Lo dejamos para el final a pesar de ser uno de los mejores motivos. Sí, en Elle.es somos muy fans de Winona, de su estilo, de sus expresivas caras, pero sobre todo de su forma de interpretar. Quienes la quisieron dar por muerta a primeros de siglo, se tuvieron que callar con su papel en 'Cisne negro' (Darren Aronofsky, 2010) y ahora con su increíble papel de Joyce Byers, la madre de Will y Jonathan, en 'Stranger Things'. Ella siempre ha sido muy grande, pero es además la persona ideal para interpretar a una mujer desesperada que lucha por encontrar a su hijo y por dar a entender a los pocos que le creen (básicamente, el sheriff Hopper), que no está loca. Gracias, 'Stranger Things', por recuperarla. Y de paso, también, por sacar del olvido a Matthew Modine. Él también se lo merecía.

More from Elle: