Miriam Giovanelli y Úrsula Corberó

Una, reflexiva y casera. La otra, nocturna y polvorilla. Juntas, las mejores amigas. Descubre por qué.

Se completan mutuamente las frases 
y siempre terminan los comentarios con una mirada cómplice y a carcajadas. Miriam, la reflexiva, diurna y casera –«en realidad hiberno; en verano soy un poco más callejera», confiesa– y Úrsula, la noctámbula y polvorilla –«frena, Úrsula, frena, suele repetirme Miriam»–, se conocieron en la serie ‘Física o química’ (2008-2011). Pero un verano en Cádiz, en casa de un amigo común, convirtió a las actrices en inseparables. «Nos vemos todos los días... ¡Dios mío, qué horror!», bromea Úrsula. Pese a que son como la noche y el día, existe un nexo inquebrantable entre ellas: los mismos valores y un sentido del humor idéntico. «La amistad para nosotras es respeto, confianza 
y estar disponibles tanto en los malos como en los buenos momentos», dice Miriam. «Y también es la válvula de escape con la que recuperar la energía después de un día feo», remata Úrsula. Su mejor plan juntas es transformar la casa de Miriam en un cuartel general para compartir confidencias y un buen vino blanco. «Y mis menús, ¡que siempre soy yo la que cocina!». Úrsula ‘dixit’.

Publicidad