Los candidatos a los Goya que pasaron por ELLE

El próximo sábado se celebra la 30 edición de los Premios Goya del cine español. Algunos de los nominados en las categorías de mejor actor/actriz protagonista y secundario posaron para las cámaras de ELLE y nos dejaron algunas jugosas declaraciones. Estos fueron sus mejores momentos.

Lo más popular

Inma Cuesta

Candidata a mejor actriz por 'La Novia', la actriz valenciana aparecía en nuestras páginas poco después de la polémica surgida con la foto retocada con Photoshop para el suplemento dominical de un periódico. Estas fueron algunas de sus mejores declaraciones:

"Soy una persona muy intuitiva y, hasta ahora, dejarme guiar por mi instinto me ha ido muy bien en el trabajo y en la vida".
"Como actor, dependes de muchos factores. Por eso yo no me siento responsable ni del éxito ni del fracaso de una película".
"Nunca dejo nada pendiente. Cuando alguien me hace algo malo a mí o a cualquier otro, se lo digo. Y como soy muy pedagoga, le razono el porqué. [...] A través de la sinceridad y la franqueza, comprendes más a la gente".
"No hay nadie que no sueñe con trabajar con [Pedro Almodóvar]; es un genio reconocido en todo el mundo. Al principio, me costaba salirme de lo que representa y me puse muy nerviosa en las pruebas. Pero, ya cuando empezó el rodaje, conseguí relajarme".
"Quiero pasar por la vida aprendiendo y limando los defectos para disfrutar al máximo".

Publicidad

No te pierdas el vídeo de su participación en nuestra #alfombraalpasado:

Lo más popular

Ricardo Darín

El actor argentino ya casi es uno de nosotros. Le hemos visto en infinidad de pelis y se ha convertido en uno más de la familia. Hace unos meses, en el Festival de San Sebastián, el nominado a Mejor Actor Protagonista por 'Truman' se puso delante de la cámara de Mario Sierra y de la grabadora de Julieta Martialay, y esto fue lo que nos dijo:

"Disfruto de un privilegio muy raro: soy extranjero, pero no me consideran extranjero. Eso se debe, primero, a la suerte que siempre me ha acompañado. Y, después, a que he tenido una serie de trabajos seguidos que me han permitido enseñar facetas muy auténticas del ser humano. Hay actores españoles monumentales que le han dado una trascendencia al cine español como pocos. Pero ocurre que somos muy desmemoriados y hacemos prevalecer prejuicios y cuestiones domésticas por encima del hecho artístico. Y eso es una injusticia muy grande, porque España tiene actores enormes".
"Yo, como casi todos, me veo obligado a ser políticamente correcto, porque no quiero quedar mal con nadie. Nos cuesta decir la verdad aun cuando sabemos que es el camino más corto. Pero los miedos nos gobiernan, sobre todo, el temor a no ser queridos".
"A veces los abordajes [de la gente por la calle] han sido capaces de estropearme el día, sí. Pero otras me han rescatado de momentos personales angustiosos. En más de una ocasión me ha pasado que un peatón me ha aliviado con una frase. Me ha tirado un salvavidas. Soy un hombre de gran memoria, y eso no lo olvido".
"El teatro es una recarga de energía inimaginable. El cine te saca y te saca; en cambio, estar en el escenario y recibir la energía de la platea no se parece a nada. Es pura magia. No es habitual encontrar buenas obras, así que, cuando llega una, me quedo con ella años".
"Cada día entiendo más a los que deciden bajarse del sistema... Las relaciones son necesarias porque somos animales sociales. Pero también son fuente de preocupaciones".

Irene Escolar

Publicidad

Irene Escolar (Madrid, 1988) es la sexta generación de una de las familias más importantes de 'cómicos y titiriteros' (a ella no le parecen términos despectivos) de España: los Gutiérrez Caba. Y poquito a poco, sin usar esos apellidos tan potentes, se ha labrado una carrera prometedora, como quizás reconozca la Academia de Cine si le otorga el Goya al que está nominada, el de Mejor Actriz Revelación por 'Un otoño sin Berlín'.

"No deseaba hacerme muy conocida por un personaje y pasar al olvido; quería preservarme, y más a una edad en la que aún te estás construyendo y no sabes bien quién eres ni quién te gustaría ser. Empecé a trabajar a los nueve años y me daba miedo la prisa, llegar a algún lado muy pronto. Mis tíos y mis tías han estado trabajando hasta los 80 años. A eso es a lo que aspiro: a escoger mi camino, sin tener la sensación de que lo deciden otros".
"Mi Berlín sería resolver mis conflictos y liberarme de cualquier miedo para volar fuera adonde fuera".
"Hay que evitar que lo que te gusta se convierta en una obsesión. Pero es que yo me dejo el alma ¡porque realmente me gusta mucho! ¿Qué papel tiene cada uno en este planeta? Pues la única huella que dejaré será a través de mi trabajo. Ahora soy joven y estoy en ese punto en el que lo más importante de mi vida es lo laboral".

Lo más popular

Luis Tosar

Le cuesta escaparse de Santiago de Compostela, la ciudad donde vive, porque, según confiesa "soy gruñón y bastance celoso de mis cosas, de mi vida". Pero seguro que se acerca a Madrid para asistir a la ceremonia de los Goya, a la que concurrirá nominado en la categoría de Mejor Actor Protagonista, por 'El desconocido'. Esto es lo que nos comentó en nuestro encuentro con Elle.

"Paso mucho tiempo fuera porque siempre me ha gustado viajar y moverme. Pero hay un momento en el que necesito resetear y volver. Me hace falta un centro vital, un lugar al que regresar, porque si no me vuelvo loco. Eso es Galicia para mí".
"A los que no somos un sex symbol nos ofrecen protagonistas igualmente. Y al hablar de este tema sacamos a la luz que es una cuestión muy sexista, porque con los actores pasa, pero con las actrices no".
"Soy medio ermitaño. Es un defecto. A veces me saturo, me rayo y me quedo en la cueva. Y esto me lo echan en cara. Encima no soy nada tecnológico. Puedo tardar miles de años en responder un whatsapp. No soy capaz de acoplarme a esta rapidez tecnológica, es demasiado heavy para mí. Me vuelvo medio loco si intento hacerlo".
"Los banqueros no sé si son el enemigo, pero no trabajan nada a favor. Nos lo ponen muy difícil. Y la cantidad de impuestos que pagamos en este país... Si ganas más yo entiendo, y defi endo además, que tengas que pagar más. Otra cosa es que sean cantidades ingentes de dinero (el cuarenta por ciento de lo que gano), que no sabes muy bien a dónde va a parar".
"A la gente se le machaca tanto que es inviable combinar nada con nada que no sea estar buscándose la vida constantemente. Y las personas de nivel económico más alto están cautivas de una presión social inhumana. ¿Quién puede compaginar eso con ser padres? La mayoría se ven obligados a dejar a sus hijos en manos de otras personas y así salen muchos niños medio psicópatas. No tienen referentes, no hay vínculos familiares fuertes y la mala educación está instalada en el ambiente. De verdad que ya no sé qué más quieren que consigamos en este mundo..."