11 etapas emocionales que pasas cuando te quedas sin batería

¿Hay algo peor que ese momento en el que miras tu móvil y ves que solo le quedan un 20% de batería? Sí, saber que no tienes ni cable ni cargador. Estas son las etapas emocionales por las que pasas cuando te das cuenta de eso.

Lo más popular

1. Frenéticamente preguntas a todos los que tienes a un radio de cinco kilómetros si tienen un cargador. Nadie tiene uno, lo que parece muy improbable. Estamos en 2016.

Publicidad

2. Pero es la maldita realidad. ¿Quién tiene un cargador que te pueda prestar?

Lo más popular

3. Tu corazón empieza a latir más rápido. Diversas investigaciones indican que nueve de cada 10 personas experimentan verdadero pánico cuando la batería de su teléfono cae por debajo del 20%.

4. Sabes que deberías dejar de usar tu teléfono para conservar la batería, pero eso te hace usar el Whatsapp aún más. Te tomas un 'selfie' y se lo mandas a todos tus amigos con el mensaje: "No tengo cargador, mandadme ayuda".

5. De pronto recuerdas que tienes cuatro mensajes que debes responder, un 'tuit' superdivertido para postear y que (¡ay, sí!) quieres revisar el tiempo que va a hacer mañana. Y entonces recuerdas que te queda solo un poco de batería y te gustaría lanzar el móvil por ahí. ¿Será este un buen momento para crear finalmente esa cuenta paródica de Instagram en la que estabas pensando?

Publicidad

6. Entonces, activas el modo de ahorro de batería. Y el brillo de tu pantalla disminuuuuuuye. Venga, vale, todavía puedes mirarla de reojo.

Lo más popular

7. Piensas mucho en los años 90. Esa década fue, básicamente, la Edad Media, porque no se podía jugar al Candy Crush o usar Snapchat. Apenas podían siquiera mandar un mensaje de texto con aquellos móviles. ¿Cómo pudimos sobrevivir? Nota mental: trabajar más en recordar aquella época.

8. Vigilas estrechamente el porcentaje de tu batería. 20 por ciento… 15 por ciento… 10 por ciento…

9. Te animas a ti misma recordándote lo libre que te vas a sentir cuando tu teléfono muera. ¡Serás como una hippy! ¡Entrarás en comunión con la naturaleza! Bah, a quién quieres engañar. Estarás aburridísima y echarás de menos trastear en tus 'apps'.

10. Si te llama tu madre, coges el teléfono y gritas: 'MI TELÉFONO SE ESTÁ MURIENDO, NO PUEDO HABLAR, MAMÁ'. Pero sabes que tienes que cogérselo porque, si no, pensará que te has muerto o algo así.

11. Hablando de muerto. Tu teléfono por fin ha muerto. Es algo terrible, terrible. Te sientes así: