Qué dice tu rostro de tu personalidad

La morfopsicología explica cómo eres a través de tus rasgos.

tu-rostro-habla-por-ti

Más allá de los gestos que podamos expresar con nuestras facciones, la forma de tu rostro y los elementos que lo componen dicen mucho de ti. A la disciplina que estudia los rasgos faciales para determinar el carácter, las actitudes y las preferencias de una persona se le llama morfopsicología. Se asienta en el principio biológico fundamental existente en todos los seres vivos de la expansión y la conservación de la cara, dependiendo del entorno natural en el que se desarrolle, entendiendo por entorno: la familia, el clima, la educación o la nutrición. Hablamos con Carme Font Altés, morfopsicóloga titulada por la Sociètè Francaise de Morphopsycologie, para conocer más sobre esta ciencia.

Publicidad

Los ojos

Cuando en un rostro se observan unos ojos tónicos, con una mirada clara, incluso penetrante, sabemos que se trata de una persona que busca activamente nuevas informaciones. No obstante es importante determinar el grado de tonicidad, ya que si es excesiva, se tratará de una persona que escuchará poco, posiblemente con un pensamiento rígido y crítico.

Si por el contrario, los ojos son de mirada más bien triste, con la comisura exterior caída, el párpado superior cubriendo parte del globo ocular, estaremos ante una persona con poca capacidad para decir lo que piensa. Normalmente no le gustará leer, tendrá tendencia a asimilar las impresiones recibidas de forma pasiva y sin aplicar ningún tipo de filtro, con el riesgo de ser influenciable. Este tipo de ojos pertenece a personas con débil consciencia de sí mismos, pero que tienen facilidad para desarrollar tendencias artísticas, como por ejemplo actores, escritores, directores de cine, poetas...

Cuando el tamaño del ojo es grande, hay apertura, receptividad, asimilación, facilidad para comunicar lo que piensan. Si por el contrario son ojos pequeños, a la persona le es mas difícil comunicar sus pensamientos, hay mas selección a la hora de asimilar información, le cuesta escuchar, vive en su mundo y es de ideas propias.

La nariz

Nos informa de cómo nos relacionamos afectivamente con nuestro entorno. Si es corta, la persona será activa, pero con poca paciencia en las relaciones interpersonales. En cambio si es larga tendrá mucha más paciencia. La nariz chata, pertenece a personas que les cuesta salir a relacionarse, hay contención de sentimientos. Si es pequeña, en relación con los pómulos, es decir que estos son más pronunciados y sobresalientes, estaremos ante alguien exigente, y un tanto egocéntrico, pero si además la nariz es carnosa, el trato se suavizará, ya que la carnosidad es signo de ternura.

También pueden tenerse en cuenta los orificios. Si son redondos, indican cierto grado de primariedad, es decir que si en un momento dado la persona es incomodada, puede reaccionar de manera brusca.

Si los orificios son grandes, no hay selección en las relaciones, se trata de personas que tienen facilidad para conectar con cualquiera, lo que les proporciona muchos amigos. En cambio si los orificios son pequeños y protegidos, la comunicación afectiva es más difícil. Son personas que seleccionan mucho con quienes desean tratar. Tendrán pocos amigos.

Publicidad

La boca

Una boca tónica, es decir con las comisuras elevadas, y bien cerrada, nos revela una buena capacidad de moverse, una buena actitud trabajadora y activa, una actitud de lucha ante los problemas y una buena capacidad oral.

Por el contrario, una boca átona, con las comisuras caídas, incluso a veces un poco entreabierta, nos revela falta de actividad física, una desidia en el trabajo físico, una renuncia a la lucha ante las dificultades, una nutrición sin demasiada selección en la comida.

Si la boca es grande con labios finos, tendrá facilidad de palabra, y si los labios son gruesos, no seleccionará bien las palabras y le faltará precisión en sus expresiones, incluso puede llegar a ser un tanto indiscreta.

Si el tamaño es pequeño y los labios son finos, habrá una tendencia a acumular, será una persona reservada y discreta. Pero si los labios son gruesos, denotará sensualidad.

Rostros dilatados, personas enérgicas

Estos rostros son anchos con predominancia de las formas redondas, con los huesos y los ángulos de la cara totalmente cubiertos de carnosidad. Son rostros que pertenecen a personas que transmiten afectividad, receptividad, con mucha energía, pragmáticas, pero con el instinto de conservación poco desarrollado, es decir, que no se protegen ante nada, por lo que su exposición a las enfermedades es mayor.

Los receptores, que son los encargados de conectar a la persona con su entorno, en los tipos puros, son también grandes y carnosos, los ojos son abiertos, incluso globulosos, la nariz gruesa y con los orificios visibles, la boca grande con labios también gruesos, lo que conlleva que el desgaste de energía sea importante.

No obstante, también hay personas con los receptores pequeños, cerrados y protegidos. En estos casos habrá una perfecta combinación de las fuerzas de expansión con las de conservación, lo que conllevará que la persona tenga más control sobre su gasto energético, y más activado su instinto de conservación, ya que sabrá seleccionar y protegerse.

Publicidad

Rostros en retracción, personas introvertidas

En contraposición hay rostros más bien estrechos, con mayor o menor largura, los cuales pertenecen a personas con pocas fuerzas de expansión y muchas de conservación, con un deposito de energía limitado.

A diferencia de los sujetos con rostros dilatados, este tipo de rostros pertenecen a personas hipersensibles, retraídas, con tendencia a la introversión, a la interiorización, a replegarse en si mismas a fin de asegurarse el mantenimiento de la vida. Dependerá también del tipo de receptores que tenga, para determinar la forma en que regula los intercambios con su entorno. La retracción nunca es total, ya que ello significaría la muerte. Es una adaptación electiva, es decir, que en el entorno que ellos eligen pueden llegar a comportarse de manera extrovertida, pero fuera de él volverá a ser introvertido.

Rostros activos, personas luchadoras

Un rostro es tónico, es decir, que esta activado, cuando la piel está tensa, sin grasa, los ojos tienen la comisura exterior más alta que la interior, la nariz presenta aletas con movimiento y la boca esta firme, bien cerrada y con las comisuras elevadas. Son rostros que pertenecen a personas vitales, activas, con resistencia a las influencias, con posibilidad de duración en el esfuerzo. Son personas realizadoras, trabajadoras y luchadoras.

Publicidad

Rostros pasivos, personas influenciables

El caso contrario lo encontramos en rostros con carnes blandas, y caídas, con unos ojos con la comisura exterior más baja que la interior, y el párpado que cae sobre el globo ocular, con una expresión vaga, en la nariz prácticamente no se distinguen las aletas y la boca presenta unas comisuras también caídas. Este tipo de rostros nos indican que la persona es más pasiva, que las impresiones que recibe del entorno penetran en ella sin ser objeto de reflexión. Ceden a las presiones, son influenciables y se dejan convencer fácilmente. Les gusta quedarse sentados y apenas practican deporte. Sólo trabajan forzados por la necesidad y se cansan rápidamente.

Perfil inclinado, personas impulsivas

También es importante la forma que adquiere el contorno del rostro visto de lado. Puede darse el caso de una línea de perfil con la frente inclinada hacia atrás, y con el vértice del ángulo en la nariz, con el mentón un poco en retroceso, o bien que el mentón también se prolongue hacia adelante, formando una línea oblicua desde este hasta la frente.

A mayor inclinación, mayor grado de impulsividad. Son personas que suelen actuar instintivamente y dejarse llevar por las emociones.

Publicidad

Perfil vertical, personas reflexivas

El perfil muestra un enderezamiento general. Cuando el rostro es más vertical, significa que la persona tiende a ser reflexiva. Los perfiles de estas características indican que el individuo piensa las cosas detenidamente antes de pasar a los hechos. Hay autodominio, y control. Son personas que se guían por la razón.

More from Elle: