Chloë Grace Moretz, una más en la lista de supervivientes al 'body-shaming'

Mientras alza la voz contra el sexismo en Hollywood, la actriz cuenta cómo uno de sus compañeros de reparto la humilló por su figura.

Lo más popular

Desgraciadamente, vivimos en un siglo XXI en el que el sexismo es una realidad tan aceptada como que el Sol saldrá mañana, en la que todo tipo de manifestaciones en la materia están a la orden del día y en cada pequeño rincón de nuestra rutina. Pero por suerte, todavía hay quién se atreve a alzar la voz para hacer frente a esta situación.

Entre estos se encuentran personalidades como Chloë Grace Moretz que, siempre que lo ve necesario, critica la realidad que más cerca le toca: el panorama hollywoodiense.

Publicidad

En esta ocasión, durante una entrevista a la revista Variety, la actriz no dudó en hablar de la situación de las mujeres en el valle de las estrellas y las dificultades a las que éstas tienen que hacer frente con cada papel que luchan: "Las actrices aún nos enfrentamos a muchas injusticias. Nos queda un largo camino por recorrer", decía la actriz.

Además, para dejarlo aún más claro, Moretz ejemplificó su denuncia con un caso vivido en sus propias carnes y que mucho tiene que ver con la reciente moda del 'body-shaming' (crítica al aspecto del cuerpo), que ya se ha asentado en todas las redes sociales, centrando su fuego en el universo celebrity.

Lo más popular

Cuando la actriz tenía 15 años, uno de sus compañeros de reparto, de 25, olvidó todo tipo de sensibilidad para, ni corto ni perezoso, dejar claro que nunca saldría con ella debido a que le parecía demasiado gorda para él: "Aquel tipo interpretaba al chico del que mi personaje estaba enamorada y dijo que él nunca saldría conmigo en la vida real. Yo, entonces, dije: "¿Qué?", y me contestó "Sí, eres demasiado grande para mí", refiriéndose a mi talla", cuenta la actriz reconociendo que éste "ha sido el único actor que la ha hecho llorar durante un rodaje".

Por su parte, la actriz tuvo que hacer como si no hubiera pasado nada, como si se tratase de un mero comentario desafortunado pero sin importancia, para que, como sucede también hoy, el resto del equipo no entendiera dicha actitud como un signo de "debilidad": "Tuve que regresar al set y dejar que él hiciera de mi pareja, fue duro. Me hizo darme cuenta de que hay mucha gente mala ahí afuera. Él sintió la necesidad de decirme aquello. Con el tiempo te das cuenta de que debes perdonar, pero no olvidar".

Así, Chloë se convierte en una más de esta lista que ya encabezan Rihanna o Hilary Duff, que cansadas de que se juzgue más su cuerpo que su verdadero talento dejan de hacer oídos sordos a las críticas para pasar a la acción. ¿Llegará con ellas el fin de este tipo de humillaciones? Esperamos que así sea...

More from Elle: