El día que quise copiar a Emma Stone y me salió esto

Repite con nosotras: nunca copiaré la rutina de belleza de una celebrity...

Lo más popular

A estas alturas, ya debería haber aprendido que nadie es tan feo como en su foto de DNI, ni nadie entrena, ni come como cuenta en Instagram. Pero una vez más, caí en la trampa y, antes de que lleguen los Óscar y alguna famosa cuelgue en redes sociales una foto con alguna mascarilla imposible con esperma de ballena o placenta de elefante, voy a recordarme a mí misma, y a las lectoras de ELLE pongo por testigo, que nunca más volveré a intentar copiar la rutina de belleza de una celebrity, como ya hice con Emma Stone tras los Globos de Oro, porque el (patético) resultado no lo camufla ni el mejor filtro de Snapseed.

Publicidad

Lo más popular

Esta es la siempre bella Emna Stone preparándose para la ceremonia de los Globos de Oro, en bata y con la mascarilla de colágeno de KNC en los labios. Estas mascarillas en gel incorporan colágeno, glicerina, ácido hialurónico (para mí lo más interesaste de la fórmula), aceite de rosa y vitamina E. Se recomienda su aplicación de 2 a 3 veces por semana, durante 15/20 minutos (23,50 € el pack de cinco mascarillas).

Las pedí directamente a Estados Unidos, porque no están a la venta en España, aunque en Sepora podéis encontrar algo parecido en suMasque lèvres Rose (hecha en biocelulosa con pantenol y glicerina, 2,50 €) y, también, en Camellia for lis de Erborian, un bálsamo que puede usarse como mascarilla o para hidratar los labios a diario (con manteca de karité, 19,90 €).

Publicidad

Y esta soy yo, misma mascarilla, también en bata y con cara de susto. Y no, no os voy a pedir que entréis en el juego de las siete diferencias. No merece la pena.

Los cierto es que, si te pones estas mascarillas de KNC, no esperes poder comunicarte en 20 minutos, porque si abres la boca, se despega y, además, mejor hacerlo en la intimidad de tu cuarto o en el baño, a no ser que quieras pegarle un susto de muerte a quien viva contigo. A Emma Stone se le ve divina (con o sin mascarilla), pero yo creo que me parezco más a la prima hermana de Hannibal Lecter que a la protagonista de La La Land.

Publicidad

El objetivo de este tratamiento es mejorar la turgencia de los labios, así que mientras lo llevas puesta, notas cierto cosquilleo en la zona pero, tras retirarlo, no percibí un mayor volumen en los labios, imagino que con el tiempo sí mejora la hidratación de la zona, pero es algo que, también, se puede conseguir aplicando a diario una serum con ácido hilaurónico, como el que proponen en la farmacia Goya 19. Pero más allá de este momento cómico, y que os echéis unas buenas risas a mi costa (soy generosa, lo sé), esta es una oportunidad para hablaros de cómo y por qué envejecen los labios y, lo más importante, cómo podemos mantenerlos en plena forma.

Lo más popular

Como explica la Dra Mar Mira de www.clinicamiracueto.com: "Los labios envejecen, porque el músculo pierde su grosor y el tejido es menos jugoso. ¿Las causas? Sobre todo fumar. Pero, también, los mismos que atacan al rostro: el sol, los radicales libres, la contaminación, el frío y sin olvidarnos del componente genético".

"Los labios alcanzan su máximo grosor en las mujeres a los catorce años y se mantiene con el mismo volumen hasta los dieciséis (en hombres entre los dieciséis y los dieciocho años) pero, a partir de esa edad, el labio superior empieza un proceso lento, pero inexorable de adelgazamiento y aplanamiento de su contorno. Va perdiendo grosor, prominencia y contorno. El labio superior va a ser cada vez más fino, más largo, con menos 'rojo' y con un 'arco de cupido' más plano y menos definido. El labio inferior, en cambio, puede aumentar ligeramente su grosor a lo largo de la vida.", explica el Dr. Javier Canut, experto ortodoncista.

¿Cómo podemos cuidarlos a diario? Como explica la Dra Mira, "la hidratación con ácido hialurónico es básica y para eliminar los signos de envejecimiento e hidratarlos, uno de los mejores tratamientos es la remodelación labial. Pero no se trata de 'hacerse un labio nuevo' sino de devolverle la vitalidad y la juventud perdida. Por ejemplo, con Ultra Lift (un equipo de utrasonidos) que mejora las arruguitas finas del contorno de labios e incluso el código de barras".

" medidas que envejecemos, al hablar y al sonreír, enseñaremos cada vez menos los dientes superiores y, en cambio, los dientes inferiores ganarán protagonismo en nuestra expresión. Y, a partir de los treinta años, estos incisivos inferiores son los que más se tuercen y los que más se ensucian cuando están apiñados", explica el experto, quien nos da varias recomendaciones. Toma nota:

1. Lleva los labios siempre protegidos cuando estén expuestos al sol, sobre todo, la zona del vermilion (la línea donde la zona roja del labio se convierte en piel), aplicando un 'cacao' o una barra de labios con protección solar.

2. Deja de fumar o fuma lo menos posible porque, además de alterar la circulación, la oxigenación y el recambio celular, provoca el envejecimiento prematuro, porque reseca mucho la piel de la boca y, además, para fumar hay que fruncir los labios.

3. Un sencillo tratamiento de ortodoncia con Invisalign, una buena limpieza semestralmente y un blanqueamiento periódico en casa, en función de las costumbres de cada uno (tabaco, vino etc), son obligatorios.

Y para los fans de sacarse fotos poniendo morritos, un último apunte experto: "Es una garantía segura de acabar con los labios finos, arrugados y con código de barras antes de tiempo", asegura Canut.

Cristina Mitre es periodista, conferenciante y corredora. Autora de "Mujeres que corren: todo lo que necesitas saber sobre el running" y "Correr es vivir a tope de power", un día se calzó las zapatillas de correr y se propuso llegar lejos. Puedes seguir su aventura en su blog thebeautymail.es.

More from Elle: