¿Padeces blancorexia?

Unos dientes blancos, fuertes y sanos son parte del atractivo de la sonrisa. Pero como todo, lo bueno ha de estar dosificado, los extremos no son buenos. ¿Nunca ves tu dentadura demasiado blanca? Cuidado, posiblemente tengas un trastorno.

Lo más popular

Los famosos son los grandes responsables de impulsar una tendencia que en ocasiones llega a convertirse en obsesión: una sonrisa asustantemente blanca.

Se trata de un trastorno o adicción que consiste en no verse los dientes suficientemente blancos y como consecuencia de ello, someterse a varios tratamientos oxigenantes que en exceso irritan las encías y dañan la matriz de la dentadura de manera irrecuperable en la mayoría de las ocasiones.

Publicidad

La Dra. Córdoba del Pozo comenta 'hay alrededor de 20 tonos de esmalte dental, la mayoría de ellos más cercano al marfil que al blanco nuclear que suelen vender los medios de comunicación, y además el color depende de la genética, los hábitos de vida, la edad…'

Tener una boca sana, limpia y blanca es un elemento que forma parte del atractivo del rostro, pero antes de someterse a un tratamiento dental (ya sea doméstico o profesional) hay que informarse mucho.

Lo más popular

El abuso de los mismos o la puesta de carillas de porcelana sobre dientes que no lo necesitan, compras por Internet de productos corrosivos, no seguros, sin ningún respaldo odontológico, 'trucos' caseros fatales; pueden terminar en pérdida de piezas o encías arrasadas. Además de una sensibilidad extrema. Por no hablar del resultado artificial a nivel estético.

Aunque se opte por la vía profesional y en un buen centro, hay que respetar la repetición del tratamiento blanqueador y no volver a caer en los mismos malos hábitos de siempre.

La Clínica Dental Wellness Córdoba del Pozo recomienda los siguientes tips.

CÓMO MANTENER UNA SONRISA BLANCA

- Cepillarse los dientes después de las comidas.

- Utilizar hilo dental al menos una vez al día y preferiblemente por la noche, antes de acostarnos.

- Evitar las bebidas que provocan manchas como el vino tinto, el café, el té. Si las tomas puedes enjuagar después la boca con agua.

- No fumar.

- Incorpora a tu dieta alimentos "detergente" que limpian la dentadura mientras los masticamos. ¿Ejemplos? Manzanas o zanahorias.

- Ojo con las recetas de la abuela: utilizar limón o bicarbonato para blanquear los dientes puede ser abrasivo con el esmalte.

Y recuerda, la perfección no existe, y además está sobrevalorada.