Museos gastronómicos

10 templos en los que degustar el arte del comer.

Recorremos el mundo en busca de los mejores museos gastronómicos. En ellos las obras de arte están para comérselas y los artistas son amantes del buen comer. Date un homenaje con los cinco sentidos visitando sus galerías.

Publicidad

Museo del helado en Estados Unidos

Desde el año pasado los estadounidenses disfrutan de un auténtico parque de atracciones, del que disfrutan igual adultos y niños, con el efímero Museum of Ice Cream. La primera exposición se instaló en Nueva York y este año la ciudad que ha acogido la muestra es Los Ángeles. En él se puede disfrutar de esculturas gigantes, piscinas de bolas inspiradas en este dulce y, por supuesto, una inmensa variedad de sabores de helados.

Publicidad

Museo del helado en Italia

Pero si hay un auténtico templo del helado en el mundo está en Italia. La cuna de esta delicia congelada tiene un museo en el que poder descubrir todos los secretos de esta tradición latina. El Gelato Museum Carpigiani se encuentra en Anzola dell'Emilia. En sus salas de exposición se explica cómo ha ido cambiando la forma de hacerlo con los años, se cuentan los detalles más curiosos de la historia, se descubren las recetas más tradicionales y se realizan catas llenas de color y sabor.

Publicidad

Museo de la pasta

Seguimos en Italia con otra de sus tradiciones. Aunque el origen real sea discutido constantemente, no hay duda que en el país de la bota se cocinan los mejores platos de pasta. Desde 1993 la ciudad de Roma rinde homenaje a este producto con el Museo Nazionale della Paste Alimentari. Allí hacen un repaso de sus orígenes, ideal para despejar la incógnita, y las diferentes variedades que existen y cuál es la forma correcta y los ingredientes perfectos para cocinarla. Además, se puede descubrir cómo ha ido evolucionando la forma de prepararla.

Publicidad

Museo de la patata frita

Aunque la primera vez que escuchamos hablar de este museo nuestra imaginación lo ubicó en Estados Unidos, descubrimos que se encuentra en Brujas. El Frietmuseum se encuentra en un edificio histórico, el Saaihalle, y en él nos descubren la historia de la patata y su versión más popular de cocinarla. Al terminar la visita es imposible no pecar con un cucurucho (o dos) de esta maravilla frita.

Publicidad

Museo de la fruta

Uno de nuestros preferidos es el Yamanashi Fuefukigawa Park en Japón. Además de que la temática de las frutas nos fascine, estamos enamoradas del maravilloso edificio que lo acoge, diseñado por la arquitecta japonesa Itsuko Hasegawa. Este museo tiene el objetivo de exponer tanto las frutas y su cultivo, dentro y fuera del edificio. Está compuesto por tres cúpulas de cristal, colocadas al pie de un valle para recordar a las semillas que son llevadas por el viento. A sus alrededores hay un precioso parque con vistas al monte Fuji con el que soñar eternamente.

Publicidad

Museo del pan

Es el producto más básico de nuestra alimentación y es la última moda foodie. Sí, hablamos del pan. Si quieres conocer mejor este producto sus variedades, sus procesos de elaboración, su presencia en otras culturas o su evolución a lo largo de la historia tienes que visitar el Museo del pan en Valladolid.

Publicidad

Museo de la pizza

Los amantes de la pizza, que probablemente constituyan el 90% de la población, tienen una visita obligada a este museo. El creador de Pizza Brain está considerado el mayor coleccionista de objetos relacionados con la pizza y decidió abrir en Filadelfia este divertido museo. Saca un billete y disfruta de la increíble colección pizzera mientras disfrutas de una de las mejores masas del país y probablemente del mundo.

Publicidad

Museo de las palomitas

De frutas, de chocolate, con miel, de pistachos, de trufa, de setas, de queso y hasta con sal. Otra revolución que está invadiendo las calles de nuestro país son las palomitas gourmet, pero desde 1892 en Ohio han cosechando miles de sabores. El Wyandot Popcorn Museum es un auténtico circo en el que enamorarse de carritos vintage, cartelería antigua y del placer de escuchar ese delicioso sonido, POP!.

Publicidad

Museo del Chocolate en Barcelona

Imposible no derretirse por el Museu de la Xocolata de la Ciudad Condal. Impulsado por el Gremio de Pastelería de Barcelona, es el lugar ideal para darse un baño de cultura chocolatera. Desde su llegada a Europa hasta nuestros días, pasando por su difusión como un elemento situado entre el mito y la realidad, entre las propiedades medicinales y el valor nutritivo.

Publicidad

Museo del chocolate en Alemania

Otro museo dedicado al cacao es el Schokoladen Museum de Colonia. Fundado por Hans Imhoff, para dar rienda suelta a su pasión por el chocolate. Está ubicado en un imponente edificio junto al puerto Rheinau. Nos encanta el espacio que ha dedicado a la historia del diseño de los packaging y cartelerías de este preciado manjar.

More from Elle: