Eugenia Martínez de Irujo a corazón abierto para ELLE

Así es la nueva vida de la aristócrata que triunfa diseñando joyas para la firma Tous y se ha construido un nuevo semblante ayudando a los demás a través de su trabajo en la Fundación Pequeño Deseo.

Lo más popular

“No soy de grandes fiestas ni de hacer vida social. La respeto pero no me atrae, no me llena. No me aporta”. Con una imagen natural y cercana, la aristócrata Eugenia Martínez de Irujo, una mujer que jamás como hasta ahora ha estado más alejada de la vida pública ha elegido a la revista ELLE para posar en exclusiva y hablar con más sinceridad que nunca de las motivaciones que mueven su día a día. “A mí poder ayudar a otros me aporta mucho más de lo que puedo darles yo” afirma la hija de la Duquesa de Alba, actualmente volcada en su trabajo diario para hacer realidad los sueños de niños enfermos en la Fundacion Pequeño Deseo y de su lado más creativo como diseñadora de joyas para la firma Tous.

Publicidad

No te pierdas sus confesiones en el número de Agosto:
“Tener a mi hija a sido lo más grande que me ha pasado. Un sentimiento que no es igual a nada que te puedas imaginar”.
“No puedo con las poses ni con lo artificial, porque son dos actitudes que al final siempre acaban en falsedad”
“Soy muy transparente. Cualquiera puede notar a leguas cuándo estoy de buen humor y cuándo no. A veces me encantaría esconderlo, pero es imposible”.
“En arte me apasiona la pintura contemporánea, aunque siempre me ha atraído la magia de la época medieval, su estética, sus joyas”.

Lo más popular

“Llevo casi 17 años unida a la familia Tous. Creo que es la relación más larga que he tenido en mi vida! Les respeto mucho porque admiro profundamente a las personas que se han hecho a sí mismas”
“Tengo insomnio, así que pinto por la noche con todo desparramado. Mi mesa de trabajo es el suelo”
“A mí poder ayudar a otros me aporta mucho más de lo que puedo darles yo. Algunos fines de semana me llevo a mi hija porque es un gran aprendizaje para valorar lo que de verdad importa en la vida”.
“En la parte de atrás de los jardines de Liria hay un rincón que es mi favorito. Está lleno de flores y de olores muy especiales. Me gusta bajar ahí por las tardes y pasar un rato a solas con mis perros, a los que adoro. Es mi momento”.