Al mal tiempo buena cara

Con la llegada del otoño, es hora de que cambies tu rutina de belleza, igual que cambias la ropa de tu armario.

Lo más popular

Ya podemos decir, muy a nuestro pesar, que el momento bronceado ha llegado a su fin. Tras varios meses preparando la piel a conciencia para conseguir el tono deseado, llega el otoño y nuestra piel empieza a apagarse poco a poco. Y es que el cambio de estación implica también un cambio en la manera en la que se comporta nuestra piel. Mayor sequedad, pérdida de brillo e incluso irritación son los signos que nos advierten que nuestra piel necesita unos cuidados especiales. Si quieres que la transición del verano al otoño sea más llevadera, solo necesitas seguir estos sencillos consejos.

Publicidad

Extra de hidratación

Durante el verano, nuestra mayor preocupación era controlar la producción de grasa para que no salieran los brillos de sudor indeseados, por lo que la hidratación era mucho más ligera. Sin embargo, con los días cada vez más frescos, la humedad presente en el aire desciende y se traduce, no sólo en una menor producción de grasa (¡por fin!), sino también una mayor sequedad de la piel. De hecho, la piel pierde más del 25% de su capacidad para retener la humedad en invierno. Cuando estos dos efectos se combinan, nuestra piel adquiere un aspecto deshidratado, seco y tirante.

Lo más popular

¿La solución? Utilizar una crema hidratante intensa, como Aquasource Cocoon, que proporciona a la piel todos los elementos necesarios para superar las adversidades de un clima frío, con 48 horas de hidratación desde el mismo momento en que se aplica.

Exfoliante diario

Este paso debe convertirse, a partir de ahora, en uno de los más importantes en tu rutina de belleza. Aunque la regeneración celular no se ralentice, la falta de humedad en el ambiente hace que las células de la piel no se nutran de la forma adecuada y se deshidraten. Las células muertas se quedan en la capa superior de la piel obstruyendo los poros, lo que puede provocar la aparición de manchas y erupciones. Por eso debes utilizar a diario un exfoliante suave (tampoco queremos pasarnos) como Biosource Exfoliating Gelee, enriquecido con el alga Life Plankton y extracto de Saccharina para eliminar las impurezas y mantener la textura de la piel suave y tersa.

Mascarilla nocturna

Sabemos que, con el cansancio y el sueño, mantener la rutina de belleza por la noche es casi una misión imposible. Pero te recordamos que es un paso que NO debes saltarte, y menos en esta época del año, si quieres reparar tu piel de los daños que sufre a lo largo del día. Lo mejor para tener un cutis renovado cada mañana es aplicarte una mascarilla por la noche. La mascarilla Life Plankton, por ejemplo, le proporciona al rostro una reparación más profunda y deja la piel con un aspecto suave y brillante.

Equilibra tu piel

Los excesos del sol en verano, la contaminación y la deshidratación son los principales agentes que provocan la hiperpigmentación de la piel en otoño. Para combatirlo y que no se convierta en un problema, es necesario introducir un sérum hidratante en la rutina diaria de belleza para darle un aspecto saludable y homogéneo a la piel. Y es que los sérums contienen moléculas más pequeñas que las cremas hidratantes, lo que hace que penetren mejor en la piel y actúen en las capas más profundas de la dermis, resolviendo de manera más efectiva los problemas que se presenten. Liquid Glow Skin Best, enriquecido con extracto de Astaxanthin, un alga antioxidante, te ayudará a suavizar y mejorar el estado de la piel.

Eso sí, que se haya acabado el verano no significa que tengas que dejar guardada tu crema solar hasta el próximo año. Protegerse del sol cada día, aunque el sol no caliente tanto, es fundamental para luchar contra las manchas de la piel. Así que, lleva siempre contigo un protector solar y aplícatelo en las zonas más expuestas, como son el rostro, el cuello y las manos.

More from Elle: