Patones: en la Sierra Pobre

La serranía del norte de Madrid ha devenido con este sobrenombre, quizá por ser un lugar remoto que necesita sortear diferentes accidentes geográficos.

Lo más popular

Esta inaccesibilidad en tiempos pasados ha permitido, sin embargo, que ahora podamos recrearnos en un atractivo paisaje rodeado de pizarra y encinas.

Patones de Arriba, es quizá la población más bella de la Comunidad de Madrid. En días festivos o fines de semana tendrás que dejar el coche en los albores del pueblo o en la vecina, y nada turística, Patones de Abajo; y luego te tocará subir caminando. Esto es parte del encanto de un lugar que recibe más de 30.000 visitantes al año, tiene 14 restaurantes, un par de alojamientos rurales y algún que otro bar, a pesar de que solo están censadas una docena de almas.
Para caminantes

Publicidad

La villa es un extraordinario punto de partida para abordar alguna de las sendas ecológicas de esta zona. Puedes aventurarte en la del Barranco de Patones, que se inicia en la iglesia del municipio y llega hasta la localidad próxima de Torrelaguna, sorteando cerros y torrenteras, que te obsequiarán con bonitas panorámicas.

Otra buena idea es acercarse hasta el yacimiento de la Dehesa de la Oliva, con restos que datan del Paleolítico. Puedes apreciar esta riqueza arqueológica en el Museo-Aula Geológica (Casilla de Campoalbillo, s/n y Tél. 91 843 20 26), con reproducciones de las pinturas de la clausurada cueva del Reguerillo, fósiles y una colección de rocas autóctonas de la Sierra Norte.
Ecomuseo de la pizarra

Lo más popular

La peculiar arquitectura negra de Patones de Arriba ha conformado un extraordinario patrimonio cultural. Podrás conocerla con dos itinerarios, perfectamente señalizados con paneles informativos, que te permiten descubrir esta tradición observando e interpretando construcciones civiles y religiosas con más de 2.000 años de antigüedad.

Nuestra guía

CÓMO LLEGAR

Desde Madrid, coge la A-1 en dirección a Burgos hasta llegar a la altura de Cotos de Monterrey. Aquí, toma la N-320, que te acercará hasta Patones.
DÓNDE DORMIR

El Tiempo Perdido (Travesía del Ayuntamiento, 7. Tél. 91 843 21 52). Es un lugar repleto de gusto, desde el patio interior, en que solo se oye el murmullo de una fuente, hasta sus 8 estancias (a partir de 110 euros con desayuno), todas ellas exquisitamente decoradas por su propietario, François Fournier, que ha logrado crear un ambiente íntimo y lleno de poesía.

Hotel Rural La Fuente (Despeñadero, s/n. Tél. 91 843 29 49). Te espera un espacio común, con chimenea, zona wifi, sauna cocina y 4 habitaciones dobles (desde 80 euros con desayuno) con nombres de árboles de la zona. 
DÓNDE COMER

El Chiscón (Travesía de la Iglesia, 2. Tél. 91 843 21 66). Es un pequeñísimo comedor, así que conviene reservar. Solicita migas del pastor y chuletillas de cordero. Tienen café de puchero. Precio medio: 20 euros.

El Rey de Patones (Azas, 13. Tél. 91 843 20 37). Mari se afana en los fogones para ofrecerte comida casera en un ambiente muy acogedor. Puedes comer a la carta por unos 35 euros.
MÁS INFORMACIÓN

Oficina de Turismo de Patones de Arriba. Plaza del Llano, s/n. Tél. 91 843 29 06. www.sierranorte.com.