Lleida, tras los Buenos Hombres

Las lindes de Lleida y los Pirineos franceses esconden las huellas dejadas por los cátaros.

Lo más popular

No puede ser más evocador el nombre de esta senda que va desde Berga, en Lleida, hasta la localidad francesa de Ariège de Foix. Los bonshommes era uno de los apelativos que se apropiaron los cátaros, un pueblo que se vio obligado a escapar de las crueles garras de la Inquisición. Anímate a seguir este itinerario cargado de cultura e historia, que se completa con el buen gusto gastronómico y el disfrute de la naturaleza.

Publicidad

Elige tu ritmo

Te recomendamos que abordes el Camino de los Buenos Hombres durante al menos diez días para poder vivirlo a tope, sobre todo si te decides a hacerlo a pie, aunque no debes desdeñar las opciones de atravesarlo en bicicleta o a lomos de un caballo. Hay que reconocer que la sensación de libertad cabalgando por las pistas y bosques tiene que ser increíble. 

Los caminantes han de saber que les esperan cerca de 200 kilómetros con desniveles que se acercan a los 9.000 metros; ya sabes que hay que atravesar los Pirineos, así que la dificultad es media-alta, por lo que tendrás que estar bien en forma. El punto de partida es el santuario de Queralt, en la localidad leridana de Berga, y seguirás el exilio de los cristianos cátaros, considerados herejes, que huyeron de la Iglesia medieval, tan acaudalada y contraria a las doctrinas espirituales que preconizaba Jesucristo. 

Lo más popular

Las etapas las marcas tú, pero será inevitable pasar por Gósol, Bagà, Bellver de Cerdanya –en tierras catalanas–, y luego pasar al menos cuatro días caminando en territorio francés, donde conocerás las antiguas fortalezas de las localidades de Foix, Montségur y Roquefixade.

Patrimonio rico y único

Durante el recorrido vas a ver iglesias románicas, pueblos llenos de encanto, zonas naturales increíbles como el Parque Natural de Cadí-Moxeiró o las gargantas de la Frau. Quizá tengas la suerte de toparte con los caballos de Mérens, una raza equina de crin negra, o escuches los aullidos de los lobos que pueblan la reserva nacional d'Orlu. Te llegará el aroma de las especies autóctonas y flores que alfombran las laderas de los Pirineos y seguro que en algún momento te sentirás único, aunque la niebla se empeñe en no dejarte ver tu próxima cumbre.

El pico Pedraforca es un lugar de tránsito muy especial en la etapa de Gósol. Acércate a sus faldas, son uno de los parajes más bellos, pues atravesarás un bosque de pino negro, el valle der río Cerneres, la fuente de la Roca, el santuario de Gresolet y el teleférico que sube hasta el refugio Lluís Estasen. Este tramo es un buen ejemplo de la riqueza cultural y natural del Camí dels Bons Homes.

Nueva senda

Hay otras alternativas para conocer este entorno, pero recientemente se ha presentado el trazado del Camino del Último Cátaro. Es un itinerario que conecta Bagà con Tarascón, y que sigue los pasos de Guilhem Belibasta, el postrero sacerdote de esta corriente religiosa. Él también creía en la pureza y obvió los excesos que se vivían en algunas comunidades del Medievo. 

Por eso, los buenos hombres confeccionaron una gastronomía que también se alejara de lo pecaminoso. Los huevos, la leche y sus derivados y la carne estaban fuera de su dieta, no así el pescado. Por supuesto, hablamos de los líderes espirituales de la comunidad cátara, pues la mayor parte de los seguidores saboreaban todo tipo de platos sencillos bien maridados con vino de pimienta. 

Sabemos de sus recetas por algunos antiguos escritos en los que se menciona la trucha escabechada, las aves con cítricos y especias, las berenjenas a la morisca o la famosa empanada de pescado.

Diez mil hombres

Las tropas francesas asediaron en 1243 el castillo de Montségur. La población gala estuvo cercada sin permitir la entrada ni salida de víveres y agua,  ni siquiera a los escasos 400 cátaros que la habitaban.  Después de casi un año con esta situación angustiosa se permitió abandonar el poblado y los que no se sometieron fueron incinerados en una gran hoguera en el que hoy se conoce como el Prado de los Quemados.

Fin de semana gastronómico

¿Quieres saber cómo comían los cátaros? Probarás sus viandas,  aprenderás a recoger plantas aromáticas y medicinales, practicarás en un taller de cocina, almorzarás y terminarás con una cena cátara con velas, vestidos medievales y trovadores. Incluye alojamiento y desayuno, todo por 150 euros. www.molidelcaso.es.

Nuestra guía

CÓMO LLEGAR

Desde Lleida, toma la C-25 en dirección a Manresa. Elige la variante C-16 para aproximarte hasta Berga.

DÓNDE DORMIR

Albergue Torre del Baró (Ctra. La Coma, Km. 1,5. San Lorenzo de Morunys. Lleida. Tél. 973 49 26 36). Dispone de literas en cuarto compartido, desde 14 euros, o 18 euros si prefieres una estancia privada.

Fonda Matía (Ctra. Puigcerdà N-260, Km. 161. Lleida. Tél. 973 51 11 10). Hotel en plena Sierra de Cadí, con piscina y habitaciones dobles a partir de 55 euros.

Cámping Les Grottes (Prado de la Hillo. Ariège. Francia. Tél. 335 61 05 88 21). Descansa en un bungaló para dos personas por 45 euros.

DÓNDE COMER

Hostal de Éller (Fuente, 5. Éller. Lleida. Tél. 973 29 30 21). Cocina tradicional y ecológica, con productos de su huerto, desde 15 euros.

Cal Batista (Raval, s/n. Bagà. Barcelona. Tél. 938 24 45 48) Carta con productos de temporada, pruébalo por unos 20 euros.

MÁS INFORMACIÓN

Camino de los Buenos Hombres. Subida del Palau, 7. Bagà (Lleida). Tél. 93 822 15 00.