Viajar sin niños… y sin ningún remordimiento

​Hacer un viaje romántico con tu pareja es más que necesario pero, ¿cómo te quitas la culpa de dejar a los niños en casa?

Lo más popular

"¡Necesito unas vacaciones de mis hijos!". No te sientas mal, no eres la única madre que lo piensa. Los niños son una gran responsabilidad y a veces también requerimos descansar un poco de ellos. Por eso, cada vez son más los padres que deciden irse de vacaciones solos, sin cargas familiares, para reencontrarse como pareja y tener unos días de romanticismo y tranquilidad.

La etiqueta 'adults only' es cada vez más frecuente en las ofertas de las agencias de viajes. No te llevas a tus hijos pero tampoco quieres aguantar a los del resto, así que las compañías de vuelos o las cadenas hoteleras definen espacios propios para adultos que, sin embargo, generan bastante polémica en la sociedad.

Publicidad

VUELOS SIN NIÑOS

La compañía IndiGo, la low cost con mayor volumen de pasajeros de La India, anunciaba hace unos días que iba a habilitar un espacio en sus aviones "libres de niños". En estas zonas silenciosas no podrán viajar los niños menores de 12 años y se situará entre la zona de business y el resto del pasaje.

Lo más popular

No es la primera aerolínea que implanta esta medida. La pionera fue la compañía Malaysia Airlines, que no admite a bebés en primera clase desde 2011. En Air Asia X puedes pagar 25 euros más por viajar en una zona sin mini-pasajeros desde 2012 y en Scoot, la aerolínea de bajo coste de Singapore Airlines, tienes 41 asientos detrás de la clase business donde no se pueden sentar niños y con 7,5 centímetros más de espacio por 14 euros de suplemento.

La polémica está servida, ¿están discriminando a los niños tan sólo por ser niños? Los directivos de las compañías se escudan en las encuestas: un 20% de los europeos asegura que pagaría más por viajar sin menores a su lado según una encuestas de TripAdvisor. La cifra asciende al 61% cuando se les pregunta a los australianos, que suelen realizar viajes más largos.

En España, de momento, esta medida no se puede implantar ya que contravendría la Ley Europea de Navegación Aérea de 1960 que dice que tan sólo se permite excluir pasajeros por "enfermedad contagiosa o por circunstancias que pongan en peligro o alteren el buen régimen de la nave". Es más, la tendencia va a la inversa. Según British Airlines no tienen planes de introducir zonas libres de niños en sus aviones, "somos una aerolinea familiar, nos aseguramos que las familias embarquen al comienzo y los niños sean servidos los primeros durante el vuelo".

Es más, compañías como Ethiad Airlines, de Emiratos Árabes, ya disponen de un servicio de 'nannies' a bordo. Estas azafatas infantiles se encargan de entretener a los niños con títeres, manualidades, cuentos… y ayudan a los padres a dormir y dar de comer a los más pequeños.

HOTELES SIN NIÑOS

Los vuelos sin menores no son sólo para ejecutivos que necesitan silencio para poder trabajar o personas sin hijos, cada vez son más los padres que dejan a sus hijos en casa y se dan un pequeño homenaje como pareja. Por eso, las principales cadenas hoteleras han creado el segmento de hoteles 'adults only', donde pueden estar aislados de sus obligaciones familiares.

Nacho Rodríguez dirige el Barceló Hamilton Menorca, un 'adults only' con todos los servicios pensados para el disfrute de los sentidos. "Nuestros huéspedes buscan pasar unos días de tranquilidad alejados de los quehaceres del día a día para volver a casa con las pilas cargadas, aunque también les gusta disfrutar de la vida nocturna que ofrece la isla".

El hotel pone todo de su parte para que así sea. "Disponemos de un centro de bienestar, U Wellness Hamiton, en el que ofrecemos numerosos tratamientos, así como zona de fitness para cuidar su cuerpo. Para aquellos que quieran disfrutar de la vida nocturna, tienes disponible nuestro Blue Sky Bar situado en la azotea del hotel, donde servimos todo tipo de cócteles, ginebras y Tea Tonics con unas impresionantes vistas a la bahía. Además de una completa oferta gastronómica basada en la cocina mediterránea y local en diferentes restaurantes", indica Rodríguez.

Publicidad

Ni un niño en la piscina, correteando por los pasillos, llorando en el restaurante o durmiendo mientras los padres se toman una copa en el bar. No se trata de exclusión, se trata de segmentación del mercado; o como asegura Nacho Rodríguez, "simplemente es una mayor especialización en el sector hotelero".

VACACIONES SIN REMORDIMIENTOS

Lejos de polémicas, lo que impide a muchos padres irse de vacaciones sin sus vástagos es la sensación de culpa con la que se despiden de ellos y que permanece durante toda la estancia lejos de ellos.

Para la psicóloga Rosa Guillén es básico "fomentar la calidad de la relación de pareja fortaleciendo el vínculo mediante experiencias compartidas, para recuperar la ilusión y el vínculo como pareja con el objetivo de aumentar la capacidad para realizar la tarea de progenitores de manera conjunta".

Lo más popular

Los hijos dan mucho trabajo y es un trabajo agotador, además muchos detestan "salir fuera de su círculo de seguridad", según nos comenta Alberto Bermejo, psicólogo clínico del EIDOS en Alicante. "Si son niños integrados, bien educados y bien orientados no van a padecer. No van a tener un problema si sus papás no están dos o tres días en casa. Estarán perfectamente en casa de los abuelos, o con los tíos o los primos… No hay frustración que valga".

Favorecer la independencia de nuestros hijos es un aspecto clave en su educación. "Nuestras consultas están repletas de hombres y mujeres que de niños fueron muy dependientes", asegura Bermejo. "A la primera de cambio, cuando tuvieron que afrontar situaciones complejas en la vida, solucionar problemas reales, no acertaron y sufrieron. Hay que potenciar esa independencia. Por absoluta salud mental".

Tampoco hay que hacerlo de forma radical, los peques se tiene que acostumbrar poco a poco a nuestras ausencias. "Es recomendable inicialmente que el niño o niña se acostumbre a estar cortos períodos de tiempo con otros cuidadores (abuelos, tíos, canguros...) e incluso inicialmente a estar acompañados de los padres, con el objetivo de poder ir propiciando paulatinamente estancias a solas y por períodos más largos", aconseja Rosa Guillén. "Si la separación así como el retorno se elabora de manera correcta y con positivismo, el niño podrá vivir bien la experiencia y aprenderá a disfrutar de sus momentos y sus espacios sin ti, pero con ganas de compartirlo contigo a la vuelta".

ALGUNOS TRUCOS

Lo primero que hay que hacer es prever las necesidades de tu hijo durante tu ausencia. Ten en cuenta algunos de estos consejos que nos da la psicóloga Rosa Guillén:

  • Planificar la atención y cuidado de los niños durante la ausencia.
  • A poder ser que sea la persona/s que va a cuidar a los niños, vaya a la casa y se quede el tiempo suficiente para observar la rutina que tienen los pequeños, cuando están bajo la supervisión de sus padres.
  • Procurar que sea la persona cuidadora quien se traslade a la casa del niño para estar rodeado de sus elementos cotidianos y con aquellos elementos que le hacen sentirse seguro.
  • Dejar por escrito sus horarios, costumbres alimenticia, de descanso y lúdicas para ayudar al cuidador/a a mantener su ritmo en la mayor medida posible.
  • Que los padres expliquen a los hijos con suficiente antelación que los padres se van por unos días para que se vayan haciendo a la idea con naturalidad e incluso explicarles los planes que van a hacer todos juntos a la vuelta .
  • Asegurar una comunicación constante con los niños (llamadas telefónicas, mensajes, fotografías...).De todos modos, es preferible alternar el contacto directo con ellos pero sí es recomendable hacerlo con los cuidadores. Por tanto, no es necesario hablar a diario con los niños, pero en cualquier caso, es preferible llamarlo por la mañana para que con las actividades del día pueda elaborar mejor la sensación de ausencia.
  • A la vuelta traerles alguna sorpresa
  • Planificar un regreso que permita pasar un día o dos libres con los niños, haciendo cosas que les guste.
  • Planificar el viaje con tiempo pensando en algún destino que traiga buenos recuerdos a ambos o aquel lugar pendiente que les gustaría ir.
  • Si no fuese posible realizar un viaje, también sería muy aconsejable realizar una salida tipo cenar en un restaurante especial los dos solos o disfrutar de cualquier otra actividad.
  • Retomar aficiones conjuntas que probablemente se disfrutaban antes de entrar en el rol de padres y se dejó de hacer.