Las 7 maravillas gastronómicas 'typical spanish'

Sí, el jamón es una. ¿Y las otras seis?​

Restaurantes, chefs, instituciones y miles de españoles han elegido los siete platos que hacen de nuestra cocina la envidia de medio mundo. Se trata de una iniciativa llevada a cabo por Allianz Global Assistance, con el fin de que la gastronomía española sea declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Apoyamos esta deliciosa idea y os mostramos las recetas convertidas en las siete maravillas gastronómicas de España. Pasen, lean... y saliven.

Publicidad

1 Papas arrugadas

Esta receta, típica de las Islas Canarias, consiste en patatas hervidas con su propia piel y mucha sal (incluso en ocasiones se cuecen en agua de mar). Suelen ir acompañadas de la salsa mojo, y la variedad más empleada de patata es la 'bonita'.

2 Jamón ibérico

A estas alturas, poco más podemos decir sobre el jamón ibérico, santo y seña de nuestra cultura gourmet por méritos propios.

Publicidad

3 Pulpo a la gallega

Solo tiene cuatro ingredientes, pero es un manjar: pulpo, aceite, pimentón y sal gorda. Se sirve habitualmente sobre madera y con cachelos.

4 Paella valenciana

Evidentemente, tenía que estar en esta lista, y con su receta original a base de garrofón, tomate, judía ferradura (la judía verde plana), pollo, conejo, sal, aceite de oliva, arroz, agua y azafrán.

Publicidad

5 Tortilla de patatas

Es otro de nuestros platos por excelencia, y uno de los más versátiles: sirve para desayunar, de aperitivo, para comer, para merendar y para cenar. No todo el mismo día, se entiende.

Por cierto, si quieres saber dónde la comen los mejores chefs, te lo contamos aquí.

6 Quesada pasiega

Los valles pasiegos de Cantabria son el habitat natural de esta deliciosa receta, a base de leche cuajada de vaca, mantequilla, huevos, azúcar y harina de trigo. Después, se aromatiza con canela y ralladura de limón, y a disfrutar.

Publicidad

7 Paparajotes

Se trata de un postre murciano, bastante desconocido fuera de la región, pero delicioso. Sobre una hoja de limonero (que no se come), se coloca una masa de harina y huevo y, tras freírse, se espolvorea con azúcar y canela. Marídalo con un vino dulce y llorarás.